Osaretin Ugiagbe, Nigeria, 2017. Cortesía del artista.

Esperando el humo blanco de la chimenea de LagosPhoto

Festival de Fotografía de Lagos 2017


Samuel Fosso, Black Pope, 2017. Fotografía cortesía del artista y Galerie Jean Marc Patras.
Samuel Fosso, Papa negro, 2017. Fotografía cortesía del artista y Galerie Jean Marc Patras.

Es con la imagen de un Papa meditativo y orgulloso que LagosPhoto abrirá en noviembre, un mes después de la fecha establecida en el calendario. Casi dos décadas después de la instalación de Maurizio Cattalan "La Nona Ora" ("La novena hora")[], en el que Juan Pablo II yace en el suelo aplastado por un meteoro, el Papa resucitará en Lagos durante esta octava edición del festival, con el estreno de la flamante serie “El Papa Negro” de Samuel Fosso.

"¡Qué brillante!" Exclamé cuando Nwagbogu, director artístico del festival, me mostró por primera vez estas imágenes a principios de este año, cuando me involucró por primera vez en el proceso curatorial de LagosPhoto 2017. A través de este proyecto y sus habituales disfraces audaces y juguetones, el artista camerunés de fama internacional claramente ofrece la entrada más intrigante al concepto curatorial del festival, a través del cual profundizamos en “la búsqueda y presentación de la verdad en la sociedad contemporánea”. []

Inmediatamente pensé en cómo en la religión, la verdad y la fe siempre se han mantenido unidas por el efecto mágico del poder y sus oficiantes, cuyo rostro, en el catolicismo, no ha escapado al blanqueo de la historia. El disfraz papal de Fosso recuerda la participación de la Iglesia en la esclavitud y el colonialismo. Habla de la búsqueda de una teología africana y de la contextualidad de la verdad. Fosso nos hace reflexionar también sobre nuestra fe excepcional en el arte, que es capaz de unirnos, más allá de las diferencias socioculturales y los orígenes geográficos. El arte es una religión global, tiene sus propios templos, lenguaje, dicta y usa sus propias estrategias para unir verdades y creencias; o, parafraseando a Achebe, nos llama a reconocer y creer en la verdad de su ficción.[]

En la era del capitalismo tardío y la sociedad de la información, la pregunta sobre los regímenes que dominan nuestra comprensión de la verdad, las creencias y la realidad tiene una relevancia global. Como lo anunció Baudrillard hace algunas décadas, la constelación fragmentada de verdades relativas plurales se ha convertido en el régimen de la hiperrealidad, en el que “de medio a medio, lo real se volatiliza, convirtiéndose en una alegoría de la muerte”.[]. Sin embargo, es en el contexto del continente africano donde esta cuestión adquiere especial importancia. Mahmood Mamdani sugiere que deberíamos distinguir entre dos tipos diferentes de verdad: una que opone la verdad al poder y otra que vincula la verdad al poder.[] Según esta distinción, vemos cómo la búsqueda de la verdad fue fundamental para las primeras luchas de liberación africanas y para la emancipación en curso de la hegemonía colonial de ciertos modelos de pensamiento. Por otro lado, vemos cómo la verdad institucional puede ocultar realidades inconvenientes con el objetivo de mantener el status quo del poder, al tiempo que ofrece la paz social a cambio, como lo demuestra la experiencia de la transición de Sudáfrica posterior al apartheid.

Nadine Ijewere, de la serie Aweng. 2017. Cortesía del artista.Nadine Ijewere, del Aweng serie. 2017. Cortesía del artista.

Titulado “Regímenes de la verdad”, LagosPhoto 2017 se extenderá desde el 24 de noviembre hasta el 15 de diciembre. El reciente comunicado de prensa publicado finalmente ha revelado la lista de artistas participantes, una mezcla de fotógrafos establecidos y emergentes, en su mayoría del continente y la diáspora. Junto con "Black Pope" de Samuel Fosso, LagosPhoto debutará varios nuevos proyectos fotográficos por encargo, incluido el de Osborne Macharia No toque soy, De Leonce Raphael Agbodgelou Mujer de amor y miedo 2017, de Cristina De Middel Soldado desconocido 2017. La selección incluye el trabajo de artistas jóvenes y talentosos de Nigeria que se inspiran en las imágenes de moda y los códigos fotográficos, como Kadara Enyasi, Logo Oluwamuyiwa, así como las intrigantes imágenes de Ruth Ossai. Este fotógrafo de 25 años se apropia del lenguaje de la fotografía de moda para explorar y, en ocasiones, caricaturizar las manifestaciones de la identidad igbo contemporánea, retratando los códigos de vestimenta y las actitudes corporales de las personas frente a la cámara. En la misma línea, la nigeriano-jamaicana Nadine Ijewere presentará su serie Aweng, en el que continúa su exploración delicada y sofisticada de la interacción entre la moda y el retrato, enfoque que la hizo popular entre las principales marcas de la industria de la moda y la prensa.

Otras dos presencias femeninas destacadas serán Joana Choumali y Owanto Berger. Talentoso fotógrafo que co-representó a Costa de Marfil en la 57a Bienal de Venecia, Choumali presentará un nuevo proyecto titulado Traducción, compuesto por imágenes en blanco y negro muy delicadas intervenidas con coloridos bordados hechos a mano. El artista multimedia franco-gabonés Owanto se presentará por primera vez Baila conmigo, un proyecto cuyas imágenes resultan de un proceso de collage en el que la artista mezcla fotografías antiguas y recientes, pertenecientes a diferentes situaciones, contextos geográficos y culturales, dando lugar a un nuevo y femenino universo de entrelazamientos históricos y culturales. Estas sugerentes imágenes se colocan en cajas profundas apiladas de metal o madera de Okoume de Gabón, y se combinan con coloridas escrituras y pantallas de neón. Owanto también presentará un cuerpo de trabajos de su serie fotográfica Flores, inspirado y en un diálogo controvertido con una caja de fotografías de archivo heredada por la familia que documenta las ceremonias de mutilación genital femenina en África Occidental, un proyecto que actualmente está viajando por el mundo, desde el recientemente inaugurado Zeitz MOCAA (Ciudad del Cabo) hasta la edición de este año de 1 : 54 (Londres). También anticipamos la participación de la polifacética artista franco-argelina Amina Zoubir, más conocida como cineasta, intérprete y comisaria de arte, así como de la joven y talentosa Jody Brand, cuyo trabajo explora, con un sentido único de familiaridad y confianza, las subjetividades y los códigos estéticos glamorosos de las comunidades trans queer negras de Capeton.

Nadine Ijewere, de la serie Aweng. 2017. Cortesía del artista.Nadine Ijewere, del Aweng serie. 2017. Cortesía del artista.

Incluido en el panorama de los nombres destacados de los fotógrafos africanos contemporáneos está el profesional conceptual internacionalmente aclamado Kiluanji Kia Henda, ganador del Frieze Artist Award 2017; Alun (be), arquitecto senegalés que vive entre tres continentes y cuyo trabajo fotográfico explora principalmente la condición humana, las subjetividades y los cuerpos en el espacio público; y el primer ganador del León de Cannes en Kenia, Osborne Macharia, que contribuye de manera brillante a la hibridación entre publicidad o fotografía de moda y arte contemporáneo. Si bien el trabajo de Macharia sigue la línea de las experimentaciones de Namsa Leuba, quien participó en la última edición de LagosPhoto, manifiesta un compromiso más profundo con sus personajes de ficción, a través de los cuales desafía los estereotipos de género y aborda temas sociopolíticos.

Además, como en festivales anteriores de LagosPhoto, esta edición de 2017 contará con el trabajo de pocos artistas europeos y norteamericanos que se involucran con las realidades africanas y otros contextos sociales. Entre ellos, destaca el nombre de Jan Hoek por su obra provocativa e irónica que surge de una relación veraz y lúdica con sus modelos. En la serie Los piratas "reales" de Somalia, Hoek se comprometió con un grupo de hombres en Nairobi que pretendían ser piratas para ganarse la vida engañando a los medios occidentales, que buscaban historias sensacionales sobre ex piratas somalíes radicados en Kenia. Nicola Lo Calzo's Tchamba es otro punto culminante del festival, un proyecto en el que el fotógrafo italiano continúa su exploración de la memoria y el legado de la esclavitud y la resistencia a ella. Después de sus viajes por Togo y Benin, esta vez Lo Calzo se centra en la manifestación social de “Tchamba”, el poderoso espíritu de los esclavos que fueron desplazados de norte a sur, durante la trata transatlántica de esclavos que se desarrolló entre los siglos XV y XIX. La lista de artistas continúa con nombres bien y menos conocidos, como Kadir van Lohuizen, Dagmar Van Weeghel, Joel Lukhovoi, Mohammed Althoum y Lorena Ros, entre muchos otros, ¡15 en total!

Jan Hoek, Los verdaderos piratas somalíes -Ahmali. Cortesía del artista.Jan Hoek, Los verdaderos piratas somalíes -Ahmali. Cortesía del artista.

Además de la exposición principal, el equipo curatorial dirigido de Nwagbogu mejorará el programa con otros eventos, talleres, charlas y diversas iniciativas paralelas que tendrán lugar en la sede de la African Artists 'Foundation (AAF) y en otros lugares satélites situados en Lagos. Isla Victoria. La edición de este año del festival mejorará excepcionalmente la experiencia y la interacción del público con las imágenes, mientras que el evento de apertura anticipa la participación de artistas intérpretes o ejecutantes de renombre internacional de o con sede en Nigeria, incluidos Wura Natasha Ogunji, Stacey Okparavero, Tito Aderemi Ibitola y Qudus Onikeku. . Como afirma Nwagbogu en el comunicado de prensa, la dolorosa pérdida de Stanley Greene, comisario invitado de LagosPhoto para la edición 2012, será el motivo para rendir un homenaje especial a este “guerrero de la verdad”, que nunca será olvidado por AAF y LagosPhoto equipo por su “generosidad y magnetismo”.

Además, este año LagosPhoto será el contexto y el pretexto para conmemorar los 40 años de FESTAC77, la aclamada Segundo Festival Mundial de Artes y Cultura Negras y Africanas que representa un hito de la afirmación poscolonial del panafricanismo. Este jamboree de arte y cultura, que tuvo lugar en 1977 en Lagos y en el que participaron 15.000 artistas de más de 70 países, celebró la filosofía de la negritud y el resurgimiento de la cultura africana y negra, bajo los auspicios de pensadores como Cheikh Anta Diop, Alioune Diop, Aime Cesaire. , James Baldwin y Frantz Fanon, y seguido por el mundo aplaudiendo.[] A pesar de estar apegado a las estrategias de esencialismo cultural que caracterizaron las políticas de construcción de la nación poscolonial -que ha sido objeto de críticas pertinentes- FESTAC77, así como las anteriores Festival de Arte Negro en Dakar (1966) y Festival Panafricano en Argel (1969), participó en el entusiasta proceso de descolonización. Por esta razón, deben recordarse, celebrarse y pensarse como rasgos históricos y culturales de una historia africana y global, y como herramientas para comprender la política de nuestro presente compartido. Como señala Azu Nwagbogu, "el sabotaje de los ideales panafricanos celebrados por FESTCA77 es probablemente la razón de la constante etiqueta 'Africa Rising' como ... ¿cuándo vamos a despegar?"

Jan Hoek, Ibrahim Tantuleuk. Cortesía del artista.Jan Hoek, yobrahim Tantuleuk. Cortesía del artista.

Hoy Lagos, uno de los epicentros del arte y la cultura contemporánea en el continente, sigue siendo mirado por el resto del mundo con la misma admiración, no solo por sus talentosos artistas y eruditos pensadores que la industria cultural promueve internacionalmente, sino también por la tejidos sociales y profesionales que apoyan estos talentos y contribuyen a su excepcionalidad.

Por lo tanto, LagosPhoto tiene justificación para presentarse como uno de los eventos de fotografía contemporánea más importantes de África, que continúa reuniendo anualmente a artistas y audiencias locales e internacionales en torno al poder de las imágenes. La repentina retirada de Duro Olowu, diseñador de moda que recientemente se está abriendo camino en la industria curatorial y que fue invitado por primera vez como curador invitado para LagosPhoto 2017, no ha desanimado al equipo curatorial de Azu Nwagbogu, que incluye a Maria Pia Bernardoni, Nguveren Ahua, Uche Nwalozie , Asibi Danjuma y Karimah Ashadu y yo. La mayoría de estos nombres están empleados a tiempo completo en African Artists 'Foundation (AAF), una organización sin fines de lucro dedicada a la promoción y el desarrollo del arte africano contemporáneo a través de una variedad de programas e iniciativas. LagosPhoto, fundada en 2010 por Ngwagbogu, forma parte de una red creciente de festivales, bienales, instituciones e iniciativas independientes que han convertido la práctica del arte basada en lentes en una de las fuerzas impulsoras de la industria cultural en África, así como en un espacio para la crítica. pensamiento y práctica creativa. Gracias al trabajo de artistas, curadores, escritores y editores detrás de estos eventos, la fotografía se ha convertido, como señala Nwagbogu, en “un espacio donde se puede negociar la historia y la cultura visual africana contemporánea”.

LagosPhoto ha crecido en paralelo con otro festival en el este de África, Festival fotográfico de Addis (AFF), iniciado en el mismo año por la fotógrafa y empresaria cultural premiada, Aida Muluneh. Estos dos festivales componen el conocido Reuniones de bamako, la bienal de fotografía de Malí fundada en 1994 por los fotógrafos franceses Bernard Descamps y Françoise Huguier, quienes fueron los primeros en exponer algunos de los grandes nombres de la fotografía, como Samuel Fosso, Seydou Keita y Malick Sidibé. Curada en 2015 por Bisi Silva, el primer curador africano invitado a curar este evento financiado por Francia, el Reuniones abrirá este año inmediatamente después de LagosPhoto. Titulado “Afrotopia” es el resultado del trabajo colaborativo de un equipo de curadores liderado por Marie-Ann Yemsi, que incluye a Nwagbogu. Más allá de estas empresas basadas en eventos, la red africana de iniciativas dedicadas a la fotografía contemporánea incluye muchos otros proyectos, plataformas y talleres a largo plazo, que cubren la región de sur a norte y de este a oeste. Algunos de ellos han aparecido recientemente en la publicación Platform Africa (de la revista Aperture), a saber, el Sudanese Photographers Group (Sudán), el Contemporary Image Collective (Egipto), la Invisible Borders Trans-African Photographers Organisation (Nigeria) y el reconocido Market Taller de fotografía (Sudáfrica).

Jan Hoek, Ahmed - Capitán de los muchachos. Cortesía del artista.Jan Hoek, Ahmed - Capitán de los muchachos. Cortesía del artista.

Junto a las numerosas iniciativas relacionadas con la cultura fotográfica, el arte contemporáneo es uno de los sectores punteros de la industria cultural en el continente, a pesar del evidente déficit en la educación artística, identificado como un gran problema por resolver. En los últimos años, especialmente en Sudáfrica, las universidades se han involucrado en el necesario proceso de descolonización, convirtiéndose en el terreno de debates trascendentales que se han extendido a nivel mundial. Esto también sugiere que una relación más estrecha entre académicos y profesionales del arte sería un intercambio enriquecedor a nivel de producción de arte e investigación.

En general, el papel de las bienales, festivales y otras iniciativas no comerciales seleccionadas se complementan y facilitan con el trabajo de galerías comerciales y ferias de arte grandes y pequeñas, que vinculan a los profesionales del arte con el mercado, en el continente y en todo el mundo. En este sentido, a pesar de la falta de financiación pública a la industria del arte contemporáneo y la consiguiente sobreinfluencia del mercado internacional, existe un sentido de fomento de la colaboración entre entidades comerciales y no comerciales del continente. Esto genera a menudo situaciones de conflicto de intereses entre iniciativas públicas y privadas, pero actualmente es la forma en que, poco a poco, se va creando un ecosistema de arte con confianza y entusiasmo. Todos los actores son cada vez más conscientes de la importancia de apoyar la práctica del arte de manera curatorial, discursiva y financiera, como una forma de realzar su valor simbólico, sociocultural y económico a la vez. Después de todo, el conflicto entre las dos esencias del arte, como un medio para la libertad y la emancipación social y, al mismo tiempo, como propiedad de un bien manufacturado y limitado [] - es una característica inalienable de nuestro mundo del arte, a veces amado, a veces odiado.

Mariella Franzoni es investigadora, curadora independiente y asesora con sede en Barcelona (España) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Con formación académica en antropología, teoría del arte y gestión cultural, actualmente está realizando su doctorado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y está afiliada a la Universidad de Western Cape.


Notas

[] Vea http://codylee.co/2014/06/maurizio-cattelan-la-nona-ora/

[] Lea la declaración curatorial de LagosPhoto 2017, titulada “Regímenes de la verdad” en el enlace http://www.lagosphotofestival.com/festival-information

[] Me refiero al ensayo de Chinua Achebe "La verdad de la ficción" (1978).

[] Jean Baudrillard, L'Echange symbolique et la mort (1976).

[] Mahmood Mamdani, "La verdad según la CVR" (2000)

[] Un documental de estilo etnográfico sobre FESTAC77 está disponible en YouTube en el enlace https://www.youtube.com/watch?v=BzAIGgWNHbY

[7] Andrea Phillips (2015). "El arte como propiedad". En Angela Dimitrakaki y Kirsten Lloyd. Liverpool: Liverpool University Press, págs. 33-48.

IMAGEN DESTACADA: Osaretin Ugiagbe, Nigeria, 2017. Cortesía del artista.