Desengrasando al artista

Nolan Stevens en conversación con Yinka Shonibare MBE

Quince años después de su última exposición en el continente africano, Nolan Stevens se sentó con Yinka Shonibare MBE para discutir su próxima exposición en la Galería Goodman en Johannesburgo - 'Ruins Decorated'. Su conversación giró en gran medida en torno a las complejidades de la estética del arte africano contemporáneo, un tema que Shonibare tiene cerca de su corazón.

Yinka Shonibare MBE, Clementia, 2018. Escultura de fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik y placa base de acero o zócalo. Figura: 143.5 x 81 x 53 cm. Zócalo: 70 x 90 x 70 cm. Cortesía del artista y Goodman Gallery.Yinka Shonibare MBE, Clementia, 2018. Escultura en fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik y placa base de acero o zócalo. Figura: 143.5 x 81 x 53 cm. Zócalo: 70 x 90 x 70 cm. Cortesía del artista y Goodman Gallery.

Nolan Stevens: Su exposición se abre el 1st Septiembre de 2018 en la Goodman Gallery de Johannesburgo. Aparte de su 'Escultura de viento', que se presentará en la Fundación Norval de Ciudad del Cabo el próximo año, ¿qué podemos esperar ver en 'Ruins Redecorated'?

Yinka Shonibare MBE: Miraré el final de un imperio y consideraré rehacer la identidad híbrida de los ciudadanos africanos poscoloniales. Pero, en cierto modo, he vuelto a mirar dos imperios separados. Entonces, está el Imperio Romano y luego el Imperio Británico. Por supuesto, el tema de la independencia africana después del colonialismo también será un argumento en esta exposición. Las esculturas romanas expuestas se reajustan con los colores de las telas que utilizo. Algunos de ellos se crean a partir de este ideal de los objetos esculpidos romanos, y han sido deliberadamente acusados ​​por este ideal del mármol blanco como un tema civilizado de una estética cultural occidentalizada. De modo que esa visión ha sido cuestionada por la forma en que se han apropiado estas esculturas.

Para dar un paso atrás a la presentación de la 'Escultura del viento': sus matices poscoloniales siempre me han fascinado, ya que siempre les he vinculado los temas de la migración africana. Siendo sudafricano, estoy particularmente interesado en la forma en que las leyes del apartheid obligaron a las personas a moverse entre áreas basándose únicamente en su raza. Para mí, es esta comprensión de la migración lo que le da a las 'Esculturas de viento' un significado único cuando se colocan en un contexto sudafricano, a diferencia de cuando se exhiben en Europa o América del Norte. ¿Tiene alguna idea sobre esta valoración de sus obras en un entorno africano?

Creo que la historia de los patrones que utilizo trata sobre el comercio entre diferentes naciones. Las telas tienen influencia indonesia y es un poco interesante porque cuando se tiene en cuenta la herencia holandesa de Sudáfrica, porque en realidad, las telas que uso, que todos ven como intrínsecamente sudafricanos, en realidad fueron producidas industrialmente por los holandeses y vendidas en el mercado. Continente africano. Entonces, las telas en sí mismas ya encarnan ese espíritu de interrelación de culturas, pero también, el símbolo del viento es similar a los viajes o la migración. Creo que hay muchos africanos que son híbridos en esa cultura.

Ya sabes, si vives en el continente africano y no hablas inglés, te verás afectado económicamente. Digo esto porque como africanos siempre hemos tenido que operar entre dos esferas culturales. Es un caso de supervivencia y, a veces, tenemos que superarlo, y hay que conseguir que la educación occidental lo haga. No puede quedarse quieto: se da cuenta de que su supervivencia económica está realmente vinculada a su capacidad para sobrevivir.

Para aquellos de nosotros que hemos ido a Europa, hemos pasado por las mismas cosas. Obviamente, nos mudamos por las mismas razones. Lo mismo es cierto para quienes viven en el continente africano también, porque encontrará que en la mayoría de las ciudades de África hay muchas personas de áreas rurales que han migrado a esos centros. En la mayoría de los casos, el idioma del comercio no es el idioma indígena y hay que tener en cuenta que existe todo un tipo de intercambio económico-cultural que tiene lugar para obtener beneficios económicos. Se está produciendo toda una transformación cultural y realmente no tienes otra opción en ese sentido, de lo contrario te quedarás atrás económicamente. Hay razones muy poderosas para algunas de estas migraciones.

Hace algún tiempo entrevisté a Sola Akingbola, la percusionista del banco británico de jazz y música, Jamiroquai. Akingbola también es nigeriana y de raíces yoruba. Hablamos de cómo todavía es capaz de mantener los ritmos y los ritmos yoruba, a pesar de haber vivido lejos del continente durante tanto tiempo, su música todavía suena claramente africana.

Me gustaría hacerte la misma pregunta - ¿Cómo puedes inyectarle a tu trabajo un carácter africano, a pesar de no vivir en el continente?

Esa, creo, es una pregunta que también podrías hacerle a un africano blanco y ellos tendrían la misma respuesta. La cultura no es necesariamente racial, se trata de la ubicación y los antecedentes. Si has crecido en un lugar determinado, es bastante obvio que los aspectos del lugar donde creciste serán parte de tu ADN. Pero si trajiste a un niño de Japón y lo criaste en Lagos, probablemente serían africanos en sus preferencias y gestos. Se trata de cultura, de verdad, y eso no es una especie de elemento integral. Simplemente recoges cosas de donde creciste. De la misma manera, hay niños negros de ascendencia africana en Gran Bretaña que nunca han estado en África; su cultura no sería africana, sino negra-británica. Ciertamente, no asumiría la posición de que hay un elemento esencial de cultura en las personas basado en su herencia.

Es interesante oírle señalar que esa pregunta también podría plantearse a un africano blanco. He tenido muchos debates sobre esto con amigos míos que son blancos, que sostienen que no se llamarán africanos o sudafricanos y que se ven a sí mismos como de herencia europea, aunque pueden ser la cuarta o quinta generación de su familia nació aquí ...

Sin embargo, eso es cierto: son de ascendencia europea. Pero culturalmente, conozco a sudafricanos blancos que vienen a Londres y no se llevan muy bien aquí porque la cultura es demasiado diferente. Si tuviera que dejar a sus amigos en Londres durante un período de tiempo prolongado, solo espere y vea cuánto tiempo les toma comenzar a extrañar su hogar.

Recientemente estuve escuchando una conversación 1-54 que tuvo lugar en 2014 entre los coleccionistas Sindika Dokolo y Simon Njami. En algún momento durante esta conversación, Dokolo comentó que realmente te molestaba saber que él era el único coleccionista africano que, en ese momento, estaba coleccionando tu trabajo.

Me gustaría hacerle dos preguntas basadas en eso. En primer lugar, ¿sigue siendo así, en términos del número de coleccionistas africanos que coleccionan su obra? En segundo lugar, ahora que volverá a aparecer en el continente después de una brecha de quince años, ¿qué importancia tiene para usted que los africanos se comprometan con su trabajo?

Creo que es muy importante que los coleccionistas africanos coleccionen mi trabajo, porque yo represento algo de África, crecí allí. Además del hecho de que me gustaría que los patrocinadores africanos recopilaran mi trabajo, creo que todo mi trabajo no debería terminar en un lugar específico. Estoy bastante contento de estar en colecciones europeas, americanas y asiáticas, pero creo que es igualmente importante tener coleccionistas africanos. Las cosas están cambiando mucho: hay más ferias de arte en torno al arte africano contemporáneo y ahora tengo representación en el continente.

¿Quizás eso es lo que necesitaba todo el tiempo? ¿Quizás debería haber estado con una galería africana todo el tiempo? ¿Quizás eso hubiera cambiado un poco el juego? Pero, verán, tuve que unirme a una galería en el continente en el momento adecuado para mí, y parece que ahora es el momento adecuado. Además, se están celebrando más ferias de arte del 1 al 54. Cuando hablé con Sindika sobre eso, no había una Feria de Arte 1:54 y no tenía una galería en el continente.

Yinka Shonibare MBE, Julio-Claudian, A Marble Torso of Emperor, 2018. Escultura de fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik, y placa base de acero o zócalo. Cortesía del artista y Goodman Gallery.Yinka Shonibare MBE, Julio-Claudio, un torso de mármol del emperador, 2018. Escultura en fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik y placa base de acero o zócalo. Cortesía del artista y Goodman Gallery.

Creo que el mundo del arte depende mucho de la moda.

En una conversación que tuve recientemente con Wolfgang Tillmans, mencionó que tomó la decisión consciente de dejar de exhibir en lugares como Australia, Europa, América del Norte y Canadá, y más bien exhibir en África, América del Sur y Asia. Describió esto como un cambio de poder, no solo en términos de capital financiero, sino en términos de capital intelectual. Tillmans cree que si más artistas comienzan a mostrar su trabajo en el continente africano y comienzan a hablar de espacios a los que el arte occidental no tiene como objetivo llegar de forma natural, se llenarán esos vacíos intelectuales.

Eso me lleva a un punto que me gustaría señalar en relación con lo que está diciendo: actualmente estoy construyendo un espacio de residencia internacional en Lagos, Nigeria, y he estado en ese proyecto durante un tiempo exactamente igual. razón de la percepción que tiene la gente de África. Es por eso que quería construir este centro de residencia: para llevar a la gente allí y también para educar a la gente local para que intente comprender el arte. Para que la gente local pueda tener ese intercambio.

El poder de Occidente ha cambiado, creo que hay algo diferente. Creo que el resto del mundo los saltará. Quiero decir, si solo miramos a la población de jóvenes dinámicos que están en las redes sociales; son los que comparten contenido y están viviendo una vida más abierta. Creo que así es como va a ir el mundo, y la gente está empezando a ver el continente de una manera que no veía, digamos, ni siquiera hace cuarenta años. Además, si bien es muy fácil mostrar en Europa, debido a la dinámica histórica, se está volviendo mucho más interesante mostrar en el continente africano.

Me alegra mucho saber que ve a África como una plataforma emocionante para las conversaciones de arte y la producción artística. Habiendo dicho eso, me gustaría preguntar qué ámbito ve usted que habita actualmente el arte africano contemporáneo, en términos de su lugar en contraste con el resto del mundo. ¿Considera que el arte africano contemporáneo es algo que Occidente se toma en serio o, como han dicho algunos, es sólo una moda pasajera?

Sabes, creo que el mundo del arte depende mucho de la moda; la moda no es algo que necesariamente puedas quitar del mundo del arte. Habrá movimientos que van y vienen, pero eso no es realmente importante porque todo el tema de que sea una moda o una moda no es para los artistas mismos, eso es para el mercado. La cultura siempre está ahí. Creo que depende del artista crear interés en las cosas por sí mismo, y ahí es cuando la gente lo seguirá.

Los artistas, en mi opinión, nunca deberían seguir el mercado, ni ningún tipo de tendencia, porque el mercado sigue a los artistas. Al final del día, cualquier buen artista será seguido por el mercado y no al revés. El punto que estoy tratando de hacer es: el arte se trata de ser pioneros, después de todo, se trata de creatividad. El arte también es capaz de cambiar constantemente por delante de la sociedad. Es por eso que los artistas deben ser siempre los que dicten los términos de cómo se ve su trabajo.

Eso me lleva a mi última pregunta. Cuando todo esté dicho y hecho, esta exposición está terminada y desempolvada, y habrás regresado a tus estudios en el Reino Unido. ¿Qué es lo que te gustaría que el público sudafricano y africano ganara con esta exhibición de tu trabajo en el continente?

Espero que la gente pueda tener debates sobre el trabajo. Voy a dar un par de charlas cuando esté en Sudáfrica y dialogaré con la gente y espero que el trabajo entretenga y eduque. Eso es lo que espero que haga este programa.

Sin duda, hay un celo evidente en el tono de Shonibare ante sus Ruinas. Redecorado exposición. Con todo lo que parece estar en juego para este artista y su regreso artístico al continente de su nacimiento. Uno solo puede preguntarse cómo reaccionarán los africanos a las dinámicas obras afrocéntricas socialmente cargadas.

Yinka Shonibare MBE, Post-Colonial Globe Man, 2018. Escultura de fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik. Figura: 160 x 63 x 45 cm. Globo: 80 x 80 x 80 cm. Trabajo: 240 x 80 x 80cm. Cortesía del artista y Goodman Gallery.Yinka Shonibare MBE, Hombre globo poscolonial, 2018. Escultura de fibra de vidrio, pintada a mano con patrón Batik. Figura: 160 x 63 x 45 cm. Globo: 80 x 80 x 80 cm. Trabajo: 240 x 80 x 80cm. Cortesía del artista y Goodman Gallery.

'Ruins Decorated' se exhibirá en Goodman Gallery, Johannesburgo, a partir del 1st Septiembre hasta 6th Octubre de 2018. La Fundación Norval presentará su adquisición 'Wind Sculpture' a principios de febrero de 2018.

Nolan Stevens es escritor de arte, curador y artista visual galardonado con sede en Johannesburgo, con un enfoque en el tema afrourbano.