¡La pintura no ha muerto! Asunto: Convento con Esther Mahlangu

ARTsouthÁFRICA en conversación con Esther Mahlangu, la prolífica pintora sudafricana ndebele acerca de sus raíces en la tradición, la escuela de arte Esther Mahlangu Ndebele, sus recientes encargos de murales a gran escala para la Museo de Bellas Artes de Virginia (VMFA) a finales del año pasado y una exposición individual para celebrar su 80 cumpleaños.

Esta entrevista aparece en su totalidad en el 'Painting's Not Dead!' Edición (13.4) de ARTsouthAFRICA: ¡pronto en los estantes de una tienda cercana! También podrá leer este contenido exclusivo en la edición digital de julio.

Esther Mahlangu Copyright Fred de Jager 34 FineArtARRIBA: Esther Mahlangu. Fotografía con copyright Fred de Jager y cortesía de 34FineArt.

ARTsouthÁFRICA: Hola Esther, es un gran privilegio poder hablar contigo sobre tu larga e ilustre carrera. ¡Gracias por contribuir a este número! Tu carrera fue catapultada al mundo del arte internacional cuando te invitaron a participar en la exposición histórica, 'Magiciens de la Terre' en París en 1989. ¿Cómo te sentiste al atraer la atención internacional por tu trabajo, que has estado creando durante la mayor parte de de tu vida ya?

Fue muy extraño recibir de repente tanta atención y todos sabían mi nombre, incluso desde el otro lado del mar. En casa, solo estaba pintando porque me encantaba hacerlo y siempre fue admirado y visto por mi propia gente. Cuando me invitaron a ir a París, esto cambió. Era la primera vez que viajaba en avión y no sabía qué esperar. Cuando estaba pintando mi casa en el Centre Pompidou y vi lo feliz que hacía a la gente que venía a ver la exposición, también me hizo feliz. Sentí que la gente de Francia entendía mi trabajo y me mostraban un gran respeto. Desde entonces siempre me han tratado mucho mejor a nivel internacional; parece que hay más gente que visita museos y aprecia el arte que en mi propio país.

Cada vez que viajo o me invitan a pintar sé que es por esa exposición tan especial que me abrió el mundo y me dio la oportunidad de explorar nuevos países y conocer artistas que trabajan en diferentes estilos. Hoy mi trabajo está en muchas colecciones de museos de todo el mundo y eso me hace feliz, ya que sé que mucho después de que yo ya no esté aquí, la gente seguirá yendo a ver las pinturas y recordará que había una artista llamada Esther Mahlangu.

A pesar de la evolución crítica del arte de la pintura mural tradicional ndebele para proyectos creados en un contexto de arte contemporáneo global, usted continúa utilizando muchas técnicas y equipos tradicionales, como sus pinceles especiales de plumas de pollo hechos a mano. Por favor, ¿podría hablarnos un poco sobre su opinión sobre este matrimonio entre prácticas tradicionales y modernas?

Como gente Ndebele, crecimos con este tipo de arte. Está en nuestra sangre, es por eso que sigo pintando de esta manera. Es posible que los jóvenes ndebele no sepan adónde los llevará la vida, pero el arte los arraiga en su cultura ndebele. Está en mi corazón y está en mi sangre. Las técnicas que utilizo son las que conozco; Me lo enseñaron mi madre y mi abuela, las imágenes han cambiado y los colores han cambiado y he pintado muchas superficies y objetos diferentes, pero todavía me sale del corazón porque me encanta pintar.

La mayoría de las herramientas que utilizo también siguen siendo las mismas: los pinceles pequeños están hechos de plumas de pollo, la herramienta grande que uso para dibujar líneas gruesas está hecha de 'stert de Bobbejaan' ('cola de babuino'), una planta que crece aquí en Mpumalanga. A veces, cuando no puedo conseguir plumas de pollo en el extranjero, uso cepillos comerciales, pero no me gustan.

También me doy cuenta de que lo viejo debe cambiar, de lo contrario muere y nadie quiere mirar lo viejo; la gente nueva que conozco en el extranjero quiere ver nuevos trabajos y nuevos diseños y por eso siempre intento hacer algo nuevo con mi trabajo. A veces incorporo imágenes figurativas para contar una historia en mi pintura, que no muchos de los otros Ndebele han hecho en el pasado. También veo cosas nuevas en mis viajes todo el tiempo, así que necesito pintarlas para capturarlas en mi lienzo para las personas que no las vieron. Nunca tengo miedo de incorporar nuevas ideas en mi trabajo, ya que sé que el cambio es bueno. Mi arte ha evolucionado desde una tradición tribal de decorar el hogar hasta donde estoy ahora.

Sin embargo, elige usar pintura comercial en lugar de pigmento tradicional. ¿Es esta una decisión basada en la comodidad o la estética?

Cuando era pequeña y comencé a pintar en las casas con mi madre, siempre usábamos los pigmentos naturales y el estiércol de vaca, pero cuando nos presentaron la pintura [comercial], era tan colorida y brillante que decidí que quería usar eso en su lugar. No es posible llevar estiércol de vaca cuando viajo para mostrar mi pintura o para enseñar a la gente a pintar, por eso tengo que improvisar mezclando colores para representar los colores tradicionales de los pigmentos naturales.

Todavía incluyo el viejo estilo de pintura tradicional en algunas de mis obras solo para reconocer a las personas que estaban allí antes que yo. A medida que hay más y más colores disponibles, me gusta usarlos en mi trabajo, ya que lo hace diferente de otros trabajos tradicionales de Ndebele.

Desde 1979, BMW ha encargado a 15 artistas, incluidos Alexander Calder, Andy Warhol, David Hockney y Keith Haring, para transformar la carrocería de un automóvil en una obra de arte en el BMW Art Car Project. No solo eres la primera artista femenina a la que se ha invitado a pintar un automóvil BMW (en 1991), sino que también eres la única artista no occidental. ¿Cómo crees que esto se reflejó en tu carrera como artista contemporáneo en ese momento?

No estaba consciente de la importancia de lo que se me pidió que hiciera, fue solo otro desafío que acepté. Era la primera vez que pintaba sobre un objeto grande como ese en lugar de una casa; ¡Podía ver el diseño en mi cabeza y solo quería empezar! Primero pinté una puerta para sentir la superficie y luego comencé con la pintura. No sabía la importancia de los otros artistas que hicieron autos antes que yo, pero estaba muy orgulloso de mi auto y sabía que lo verían muchas personas que no tendrían la oportunidad de venir a mi casa en Mpumalanga a ver mi casa. o mis cuadros.

¿Qué significó para usted alcanzar tal logro, tanto profesional como personalmente?

Antes de mi visita y la pintura en el Pompidou de París, nunca supe que había tanta gente y tantos artistas que hacen pinturas y obras de arte. La comisión de BMW fue uno de los aspectos más destacados de mi carrera, ya que muchas personas me invitaron a trabajar para ellos y los museos de todo el mundo me invitaron a pintar para ellos. Todo el mundo me quería y me hizo sentir muy orgulloso de quien soy.

En su casa en Mpumalanga, se gana la vida promocionando una 'auténtica experiencia étnica ndebele', vendiendo abalorios y pinturas tradicionales que algunos podrían llamar artesanías a los turistas que visitan la zona. Sin embargo, también es un artista contemporáneo de gran prestigio en el mundo del arte internacional. ¿Cómo navega la tensión entre el "turismo cultural" y la comercialización del "arte intelectual" en el mercado internacional del arte?

Este es uno difícil ya que Esther es solo Esther. Incluso si estoy en el extranjero en una exposición de museo o comiendo en un gran hotel, siempre me quedo igual: no como comida extraña y prefiero cocinar para mí cuando voy al extranjero, nunca uso ropa occidental y me mantengo en mi tradicion. La tienda que tengo en mi casa es para darles a los visitantes la oportunidad de llevarse un pequeño trozo de Ndebele cuando regresen a casa.

Recuerde, también tengo la escuela y entreno a niñas para hacer trabajos de abalorios y pintura y también vendo algunos de estos trabajos en la tienda. Cuando estoy en casa, me mantengo ocupado con pequeñas cosas entre la preparación de las exposiciones, y cuando llegan las entradas y las invitaciones para ir al extranjero, hago las maletas, cojo mi mejor manta y me voy a donde me necesiten, ya que sé que esta es otra oportunidad para mostrar. el mundo mi arte.

Para sus pinturas murales encargadas en el Museo de Bellas Artes de Virginia (VMFA) en septiembre de 2014, se invitó al público a observarlo mientras pintaba. De esta manera, se convierte en una especie de artista de performance a través de su práctica, ¿cómo se siente al respecto? ¿Crees que este aspecto performativo realza tu trabajo?

Sí, no mucha gente entiende mi forma de pintar. Piensan que planeo una pintura y luego uso una regla para dibujar las líneas y luego termino el color. Cuando me ven y me ven pintar, creo que aprecian y comprenden mejor mi trabajo. Estoy acostumbrado a que la gente me mire cuando camino por la calle; siempre quieren tomar fotos, así que debo ser algo especial para ellos. Muchos me detienen y me preguntan: "¿De dónde eres?" Luego les digo con mucho orgullo: “Soy Esther Mahlangu. Soy de Sudáfrica y soy Ndebele de Mpumalanga ”.

A pesar de que se acerca a su 80 cumpleaños, permanece activa como artista en su casa y estudio en Sudáfrica y también enseña pintura tradicional a las niñas de la comunidad. ¿Por qué es importante para ti seguir participando en la escuela y qué esperas lograr a través de la escuela de arte Esther Mahlangu Ndebele?

Como pueblo ndebele, crecimos con la pintura mural, ya que forma parte de nuestra cultura. Está en nuestra sangre. Pero debido a los cambios en Sudáfrica y la rápida desaparición de la cultura, es posible que los jóvenes ndebele no sepan adónde los llevará la vida, ya que la mayoría de ellos abandonan las áreas rurales y se van a trabajar a grandes ciudades como Johannesburgo y Pretoria y, aunque yo cree que el arte los arraiga en su cultura Ndebele, es importante plantar la semilla y dejarla crecer antes de que se vayan.

No quedan muchos artistas originales en mi comunidad y eso es muy triste porque nadie se quedará para transmitir la tradición de la pintura. Mi esperanza es que algunas de las chicas algún día regresen y sigan mis pasos, pero solo puedo esperar eso.

Por último, ¿podría contarnos sobre su próxima exposición individual y proyectos? ¿Qué podemos esperar ver?

Este año es un año muy ajetreado y voy a ir a Santa Fe, Nuevo México, dos veces porque me llamaron para venir, no solo para pintar sino también para celebrar mi cumpleaños ya que tengo muchos amigos allí. Estoy muy emocionado por la exposición que está prevista para mi cumpleaños (11 de noviembre de 2015) en el Museo Irma Stern UCT, donde también tuve mi primera exposición en Ciudad del Cabo. He estado trabajando en ello desde el año pasado y volveré a visitar Ciudad del Cabo. Estoy trabajando con el artista británico STIK, quien me pidió que hiciera dos pinturas con él. Me recuerda a trabajar con el artista Sol LeWitt, en 2000 en Lyon, Francia, donde pintamos juntos. Una empresa sueca también está usando mis diseños en zapatillas para la Semana de la Moda de París, ¡así que mucha gente caminará con Esther por su cumpleaños este año!