"El mundo del arte en Luanda es joven y vibrante con un impacto político que aún no se comprende"

Nuevos proyectos y actores están surgiendo y dando forma al momento actual en la escena artística de Luanda: la crítica de arte y curadora Suzana Sousa nos brinda una visión exclusiva.
por Suzana Sousa

Durante los últimos diez años, la Trienal de Luanda, el mayor evento internacional de arte en la capital angoleña, marcó la escena artística en Luanda. El evento, diseñado por Fernando Alvim, tuvo su primera edición en 2007, pero durante los cinco años anteriores tuvieron lugar varios pequeños eventos con el fin de preparar el impulso y reunir apoyo para la propia trienal. Estos años marcaron la exposición de los artistas angoleños a la escena artística mundial a través de conferencias y residencias de artistas como Miquel Barceló y DJ Spooky, entre otros. Al mismo tiempo, el proyecto se mostraba en la arena internacional creando el espacio para que Angola participara en el debate sobre el arte africano no solo a través de artistas individuales sino a través de una posición nacional, aunque Fernando Alvim era y sigue siendo un individuo que dirige institución privada Este fue el contexto en el que artistas como Kiluanji Kia Henda y Yonamine entraron en la escena global y también fue el contexto que maximizó los esfuerzos de recolección ya existentes.
Kiluanji Kia Henda, 'El gran desnudo italiano', 2010, © Kiluanji Kia Henda
En un escenario donde no había museos o galerías de arte, los coleccionistas privados e institucionales fueron los principales patrocinadores en Angola. Sin embargo, la internacionalización del arte angoleño trajo nuevas responsabilidades a este grupo que seguía apoyando las artes, pero también desarrolló una visión más crítica ya que ellos también estaban más expuestos.
Esta historia privada del arte angoleño tuvo un giro reciente e interesante: la atención del gobierno y su posible, una esperanza, se implementará una nueva política en el campo, desde los derechos de autor hasta los museos y las escuelas de arte. En 2012, Kiluanji Kia Henda recibió el Premio Nacional de Cultura, otorgado por el Ministerio de Cultura, por la internacionalización del arte angoleño. Incluso más recientemente, el Pabellón de Angola ganó el León de Oro en la Bienal de Venecia por la Mejor Participación Nacional con Luanda: Ciudad Enciclopédica del artista Edson Chagas. Una exposición comisariada por Beyond Entropy (Paula Nascimento y Stefano Pansera).
Detalle de la serie 'No encontrado', marzo de 2013, Luanda, Angola. © E.Chagas
El pabellón encargado por el Ministerio de Cultura de Angola puso en marcha dos espectáculos que creo reflejan los cambios que está experimentando el arte contemporáneo en Angola. El espíritu nacional sugerido por el título "Angola em Movimento" del espectáculo comisariada por Jorge Gumbe está siendo cuestionado por la práctica contemporánea y la forma en que los artistas se ven y se representan a sí mismos. Hay una nueva generación de artistas que experimentan con diferentes medios que son independientes de las ideologías políticas de la historia reciente de Angola, artistas que prefieren verse a sí mismos como parte de una geografía global, tanto política como artística.
Detalle de la serie 'No encontrado', marzo de 2013, Luanda, Angola. © E.Chagas
Nuevos proyectos y actores están surgiendo y dando forma al momento real en la escena artística de Luanda. Desde 2012, Carlos Major ha estado desarrollando un proyecto curatorial, Vidrul Fotografia, que consiste en mostrar cuatro artistas durante un mes. La última edición mostró el trabajo de Kiwla, N'Dilo Mutima, Renato Fialho y Adiddy Love. El proyecto tiene el mérito de llevar a los nuevos artistas a la vanguardia y al mismo tiempo experimentar con nuevos lugares en la ciudad, no necesariamente salas de exhibición típicas. Ese fue el caso en su última edición que tuvo lugar en la estación principal de correos de Luanda. Y ese es también el caso de e.studio, una empresa cultural iniciada por António Ole, RitaGT, Francisco Vidal y Nelo Teixeira, un grupo de artistas que desarrollaron un espacio de arte que tiene como objetivo mostrar y promover la producción y el debate sobre las artes. Instituciones como el Centro Cultural Portugués y la Fundación para las Artes y la Cultura, una organización israelí, también son espacios que desarrollan programas culturales regulares con artistas y curadores nacionales.
António Ole: The Whole World, 2010, Hamburger Bahnhof © Imagen: Haupt & Binder
Recientemente hablando con la fotógrafa Indira Mateta, estábamos cuestionando la visibilidad de las artistas angoleñas. La falta de educación formal es probablemente una de las razones de la marginación de las artistas femeninas, así como los sistemas informales de aprendizaje que tienden a relegarlas a un papel secundario, todo lo cual contribuye a asociar a las mujeres en las artes con la artesanía. Marcela Costa ha estado tratando de desafiar esto durante varios años en su taller / espacio de arte reuniendo una comunidad de amantes del arte y celebrando artistas femeninas. Sin embargo, las artistas femeninas tienen dificultades cuando se trata de ser reconocidas como artistas contemporáneas en la escena local.
El mundo del arte en Luanda es joven y vibrante con un impacto político que aún no se comprende, y junto con subculturas como el kuduro, representa un nuevo tipo de política que implica la vida cotidiana y se refleja en la acción cotidiana. En un país que solía guardar silencio sobre temas como la política, este es un cambio emocionante.
Suzana Sousa vive y trabaja en Luanda como curadora independiente. Ella es una de las curadoras de la próxima Trienal de Luanda.