Traducciones texturizadas

Los estudios de tapices de Stephens

El primer tapiz que tejió Mags, Marguerite Stephens, se basó en una obra de arte de Cecil Skotnes. Su madre, Coral Stephens, una conocida tejedora sudafricana por derecho propio, vio el bloque de madera inciso en exhibición en una exposición en la Galería Egon Guenther, Johannesburgo en 1963 y le dijo a Skotnes que la imagen sería un diseño maravilloso para un tapiz. "Bueno, entonces lo tejes", respondió. "No, no lo haré", respondió, "¡pero mi hija lo hará!" Y el resto, dicen, es historia. Skotnes hizo la caricatura, nada más que una foto ampliada del bloque, y Mags tejió el tapiz en un telar alto deformado construido por su madre específicamente para la tarea. ¡Skotnes cambió su bloque por el tapiz de Mags, rápidamente vendió el tapiz por R100 y le dio R50! Su carrera fue lanzada. El tapiz ya no existe porque fue tejido con urdimbre de lino, que se desintegró muchos años después, pero el bloque Skotnes que comenzó toda la historia todavía cuelga en la casa de Mags.

William Kentridge, High Wire, 2017. Uno de los tres diseños relacionados conocidos como la serie 'Manet'. Mohair y poliéster algodón, 2,16 x 1,58m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.William Kentridge, Cuerda floja, 2017. Uno de los tres diseños relacionados conocidos como la serie 'Manet'. Mohair y algodón poliéster, 2,16 x 1,58m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.

Cecil Skotnes hizo muchos más diseños para tapices y los dos colaboraron durante muchos años. Fue durante este tiempo que le presentó a Eduardo Villa, quien también estaba interesado en que su obra se tradujera en tapiz. Posteriormente, Mags conoció a Sydney Khumalo y Cecily Sash, para quienes también tejió muchos tapices. Ella, de hecho, se convirtió en la tejedora residente de todo el entonces grupo de artistas Amadlozi, bajo el ala de Egon Guenther. "Todos excepto Guiseppe Cattaneo", dice ella, "porque sus pinturas eran imposibles de traducir en un tapiz".

Cecily Sash y Judith Mason no solo utilizaron una obra de arte o pintura existente para traducirla en un tapiz, sino que la diseñaron específicamente con el medio de tejido en mente. Inicialmente, sus tapices se tejían en el extranjero en centros de tejido bien establecidos como Aubusson y Felletin en Francia, o en Portugal, pero cada vez más, por tejedores sudafricanos, como Marguerite Stephens. Por otro lado, una tradición de tejido local floreció en estaciones misioneras como Rorke's Drift. El tejido, sin embargo, se hizo de manera muy diferente y no siguió el formato de un diseño específico. Las mujeres, por ejemplo, visualizarían una idea al escuchar una historia o mediante una discusión o una experiencia personal y las imágenes desarrolladas a medida que el tapiz crecía en el telar. Estas mujeres trabajaron de forma espontánea, sin el estorbo de ideas preconcebidas sobre estilo y técnica y, como resultado, sus tapices eran ingenuos, robustos y poco convencionales.

Norman Catherine, Hodge Podge, 2015. Mohair y poliéster de algodón, 1.58 mx 2.17 m.Norman Catherine, Hodge Podge, 2015. Mohair y algodón poliéster, 1.58mx 2.17m.

El primer telar de Mags tenía dos metros de ancho, pero rápidamente se hizo evidente para ella que esto no iba a ser lo suficientemente grande como para amplificar completamente los diseños a la escala dramática que ella quería. Ella le encargó a Michael Fleischer, un escultor, que construyera un telar de tres metros para ella. Inicialmente trabajando por su cuenta, Mags ahora empleó a una tejedora en prácticas, Lilian Simelane, que trabajó con ella desde 1970 hasta que se retiró a su casa en Swazilandia en 1998. Margret Zulu se unió en 1978 y ahora es una de las dos tejedoras de cabezas en el estudio, que vibra con la energía de entre diez y doce mujeres tejedoras y asistentes en un día determinado.

Después de que Mags ha determinado los colores para cada diseño de tapiz, generalmente va a la granja familiar en Swazilandia, donde se hila y se tiñe la lana. Por cierto, Cecil Skotnes y Egon Guenther a mediados de la década de 1960 fueron juntos a la granja en Swazilandia y comenzaron los trabajos con la serie de bloques de madera de Skotnes. Estaciones de la Cruz, así como una comisión de tapices para la iglesia anglicana local en Pigg's Peak.

En un viaje a Canadá, Mags vio un telar de cinco metros en el taller le Crerc en Quebec, e inmediatamente ordenó uno que todavía está en uso en el estudio. Posteriormente ordenó un segundo de cinco metros de la misma compañía canadiense. Recientemente, Tim Neethling, construyó uno similar para ella, usando exactamente el mismo tipo de madera y diseño.

Sam Nthlengethwa, Gautrain Station, 2014. Mohair y algodón poliéster, 1,5 x 2m.Sam Nthlengethwa, Estación de Gautrain, 2014. Mohair y algodón poliéster, 1,5 x 2m.

El trabajo de Mags se exhibió a menudo en la Galería Goodman en Johannesburgo. Fue a través de Linda Goodman que conoció a muchos de los artistas con los que inició colaboraciones de por vida. Judith Mason fue una de esas artistas. Diseñó los célebres tapices del Royal Hotel, encargados en 1978. Estos tenían tres metros de alto y treinta y tres metros de ancho, en secciones de tres metros cada uno. "Judith es una persona muy meticulosa, que prefiere desarrollar la caricatura ella misma", según Mags. Por lo general, Mags traza una imagen de la obra de arte / diseño original del artista en una hoja de película clara, indicando cuidadosamente los diferentes colores y sus diferentes tonos. Judith hizo todo eso desde el principio: "Probablemente porque estaba dibujando un dibujo de nuevo, o haciendo un dibujo de una de sus pinturas, terminando con un dibujo en lugar de comenzar con uno". ¿Qué es de especial importancia sobre los tapices del Royal Hotel? , aparte del tamaño imponente y el rico simbolismo de sus imágenes, es el hecho de que Mags y Judith experimentaron con el uso de hilos de urdimbre como parte del trabajo final: estos fueron trenzados, anudados, retorcidos y se les permitió caer como cortinas a medio dibujar a través del plano de la imagen del tapiz.

Mags conoció a Norman Catherine en 1974 a través de Linda Goodman y ambos comenzaron una relación de trabajo que continúa hasta hoy. El primer tapiz era de un dibujo íntimo que Catherine hizo, basado en sus experiencias como colegial: se llamaba Consejo Escolar y comprendía un palo aparentemente simple cifras similares a las que cabría esperar de un niño muy pequeño. Sin embargo, en una inspección más cercana, todo el humor y la diversión que uno asocia con el trabajo de Catherine, emerge y las imágenes engañosamente simples revelan un comentario sofisticado sobre la vida. "Una de las razones por las que particularmente me gusta trabajar con Norman", dice Mags, "es porque se reinventa constantemente y a menudo explota la última tecnología en su arte. El último diseño que estoy tejiendo para él es una imagen generada por computadora hecha con un sofisticado software. Cada uno de los colores está separado para que no haya superposición. Me hace la vida mucho más fácil ". Más tarde ese año, Norman presentó a Walter Battiss a Linda y Mags, y los dos rápidamente comenzaron una larga y exitosa serie de colaboraciones. Mags fue particularmente tomado con su pieza de actuación prolongada, Fook Island, que comenzó a principios de la década de 1970. No es de extrañar que uno de los primeros tapices que ella tejió para él fuera de un típico Fook Feast, comprado por el Museo de Arte de Pretoria en ese momento. Battiss era un visitante frecuente del estudio de tejido, y Mags también lo visitó en su famosa casa Giotto's Hill en Pretoria para discutir el progreso de varios proyectos de tapices.

Sam Nthlengethwa, Backstage, 2014. Mohair y poliéster de algodón, 2,5 x 3 m.Sam Nthlengethwa, Backstage, 2014. Mohair y algodón poliéster, 2,5 x 3m.

Karel Nel lideró el paquete de la nueva generación de artistas con los que Mags colaboró. “Lo conozco desde que era un niño que venía al estudio para ver cómo se tejían los tapices de Judith Mason. Pasó mucho tiempo en el estudio y cuando le pregunté qué quería ser de mayor, me dijo de inmediato: “¡Voy a ser directora de museo y luego artista!”. El primer tapiz que ella tejido basado en uno de los diseños de Nel, fue para una exposición en un simposio de tejido en Sydney, Australia en 1987, que se mostró en el Museo de Arte de Melbourne. Sin embargo, el proyecto más emocionante en el que Mags colaboró ​​con Nel fue la comisión Gencor para la nueva sede de la compañía. Tuvo que tejer cuatro tapices, cada uno de doce metros de largo por un metro y medio de ancho, formando verdaderas pancartas que estaban suspendidas en el atrio central del edificio. Nel basó sus diseños en núcleos de minería, lo que significaba que cientos de tonos sutilmente diferentes de colores de la tierra tenían que teñirse para usarse en el tapiz. Pero aún más difícil fue hacer que las imágenes estuvieran disponibles visualmente tanto desde el frente como desde el reverso.

Sam Nthlengethwa es otro artista contemporáneo con quien Mags ha tenido una relación de trabajo larga y exitosa. Su primera colaboración fue para una exposición en el Festival Nacional de las Artes de Standard Bank en Grahamstown. “Recientemente tomé una fotografía muy interesante en una nueva estación de Gautrain”, dice Mags. "Se lo mostré a Sam y le pregunté si podía usarlo en uno de sus collages". ¡Por supuesto que asumió el desafío! De particular interés es el jersey rojo en la parte inferior derecha del tapiz, tejido en mohair, que recupera la textura que perdió en la fotografía bidimensional.

William Kentridge, centurión romano, tejido por primera vez en 2013. Mohair y algodón poliéster 1,8 x 1,8m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.William Kentridge, Centurión romano, tejido por primera vez en 2013. Mohair y algodón poliéster 1,8 x 1,8 m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.

Robert Hodgins fue otro artista que le presentó Linda Goodman con quien trabajó estrechamente durante muchos años. El díptico del tapiz Rey reina Fue su primera colaboración. “Ambos nos divertimos mucho trabajando en este proyecto, porque Robert entraba al estudio, tomaba una pieza de poliestireno, hurgaba en las cestas de costura y comenzaba a cortar trozos de tela (batik, fieltro y tapicería, cinta) y los sujetaba. sobre el poliestireno, creando los diseños de las dos obras. Las cartas en cada imagen eran de un juego de cartas de la noche anterior. ¡Imagínese tener que tejer un diseño hecho de textil en el medio muy táctil del mohair, y tener que hacer que parezca la representación de un textil también! Lo que a Hodgins le gustó especialmente de los tapices eran los efectos que se podían conseguir al mezclar dos colores fuertes en una trama. Los colores se mezclan entre sí: uno amarillo y dos hilos rojos, o dos amarillos y uno rojo formando líneas muy interesantes. Dijo que era un efecto imposible de obtener de la pintura al óleo ''. Mags recuerda que Hodgins insistió en estar presente en el corte de su primer tapiz. Invitó a todos sus amigos a celebrar la ocasión con él, incluidos William Kentridge y Deborah Bell. Y así es como Mags comenzó su larga colaboración con Kentridge.

El primer tapiz que tejió basado en un diseño de Kentridge, fue para la serie 'Porter' llamada Hombre con sillas a finales de la década de 1990. La serie 'Porter' terminó compuesta por unos quince tapices. Uno de estos, Office Love, fue comisionado por la Bolsa de Johannesburgo. Carlos Basualdo, del Museo de Arte de Filadelfia vio esta comisión de tapices en particular y rápidamente organizó una exposición en el Museo en 2008. También, en 2008, publicó un libro, Tapices de William Kentridge, basado en los tapices exhibidos en el Museo de Arte de Filadelfia.

William Kentridge, Flores para Suzanne, 2017. Uno de los tres diseños relacionados conocidos como la serie 'Manet'. Mohair y algodón poliéster, 2,16 x 1,58m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.William Kentridge, Flores para Suzanne, 2017. Uno de los tres diseños relacionados conocidos como la serie 'Manet'. Mohair y algodón poliéster, 2,16 x 1,58m. Fotógrafo: David Ballam. Cortesía de Stephens Tapestries.

Con el interés de Kentridge en La nariz siguieron muchos más tapices, que culminaron en un ciclo llamado Calles de la ciudad. Estos se exhibieron en el Goodman Project Space en Arts on Main en 2010 antes de ser enviados a Nápoles, Italia. Un libro, con el mismo título, acompañaba la exposición. En 2012 siguió una exhibición de la serie 'Porter', esta vez empaquetada bajo el título: '¿Te unirás a mí en el baile?' en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, España.

Maria de Corral seleccionó el espectáculo de una manera única colocando esculturas seleccionadas de Kentridge cerca de sus tapices. "Lo que más me gustó de estas obras", dice Mags, "es el hecho de que Kentridge rinde un sutil homenaje a Picasso en el tapiz diseñado especialmente para esta exposición. Málaga es el país de Picasso: nació allí y su padre enseñó en la Academia de Arte local. Kentridge integró el famoso Picasso Paloma de la paz y de Guernica luz en el tapiz ''. Podría decirse que la joya de su corona de colaboración ha sido la exposición completa de tapices de Kentridge en el Museo de Arte Wits en 2014 que muestra una buena cantidad de tapices de Kentridge que ella ha tejido para él. El último trabajo en el que Kentridge y Mags han colaborado juntos es una serie de tapices que exploran al pintor impresionista, Édouard Manet.

“William trabaja muy rápido y está acostumbrado a colaborar con otros artesanos. Le resultó natural trabajar con los tejedores.

“Sus collages, que involucran papel rasgado sobre el que dibuja y pinta, es como la 'coreografía' 'de las manos de los tejedores al hacer tapices”. Las muchas “proyecciones” de Kentridge pueden parecer de naturaleza fugaz: son tanto de borrado como de ensamblaje. Pero en sus tapices, las imágenes se convierten virtualmente en proyecciones congeladas.

Además, se puede argumentar que Kentridge siempre ha estado interesado en la noción de portabilidad, y el tapiz, sus tapices, tiene la propensión a doblarse y desenrollarse, como una alfombra, o colgarse como un revestimiento de pared en un nuevo contexto. .

El “tapiz”, dice Maria de Correl, “es el nuevo remedio para la amnesia. Mantiene la memoria en sí misma. Los muchos mapas que Kentridge usa en sus tapices son un resumen de la subjetividad del terreno que contiene el tiempo y la historia, mostrando cómo la violencia, el sometimiento, la búsqueda del poder, los traumas y la desigualdad emergen como síntesis gráfica de los eventos en sus mapas ".

Esto es lo que hace que Mags sea una tejedora de tapices tan magistral: puede interpretar la visión del artista de manera experta y traducirla a un medio táctil con un resultado fenomenal.

Wilhelm van Rensburg es conferencista, curador y cofundador de la antigua Gallery Art on Paper. Van Rensburg trabaja actualmente como experto en arte en los asesores y subastadores de bellas artes de Strauss & Co.