Boletín de AA RichardSmith1

Robyn Sassen en conversación con Richard Smith

ARTE ÁFRICARobyn Sassen se reunió con el artista sudafricano Richard Smith para discutir su exposición actual, 'Nuevas pinturas', en Ebony en Ciudad del Cabo. Smith comenzó su carrera como dibujante, produciendo trabajos para The Sunday Times, Puñetazo y de Harvard Business Review. Su obra actual es testimonio de su versatilidad como artista. En la entrevista, Sassen habla con Smith sobre su transición a la pintura al óleo, el nombre de su obra y el poder de lo accidental.

Este artículo fue publicado en la edición de diciembre de ARTE ÁFRICA, '¿De quién es el sur de todos modos?' y también está disponible en la edición de diciembre de la edición digital, disponible para descargar desde el ARTE ÁFRICA aplicación, AQUÍ para Apple y AQUÍ para Android.

Boletín de AA RichardSmith1Richard Smith, detalle de Noche en el museo, 2015. Óleo sobre lienzo, 100 x 100cm.

Son las caras. Los dibujos al carboncillo extraordinariamente grandes de Richard Smith de personas que te miran directamente a los ojos y te hipnotizan. Estas obras intensas, creadas en Sudáfrica aproximadamente a partir de 2005, se convirtieron en una piedra angular de su enfoque y lo suficientemente icónicas como para dar a conocer su trabajo a la gente.

La trayectoria de la carrera de Smith ha sido todo menos predecible. Nacido en Escocia en 1947, se inventó a sí mismo como caricaturista político y fue colaborador habitual de publicaciones como El Sunday Times, Puñetazo y de Harvard Business Review. En 1968, estudió diseño gráfico en la entonces Escuela de Arte de Johannesburgo. Tres años más tarde, exhibió dibujos en Londres y a mediados de la década de 1980 se había incorporado al 'establo' de la Everard Read Galería en Johannesburgo, creando paisajes inminentemente vendibles. Un viajero itinerante con un sentido de crecimiento perfeccionado a través de la curiosidad, Smith muestra actualmente un nuevo trabajo en una exposición individual en Ebony Design de Ciudad del Cabo.

Robyn Sassen: Desde 2005, su nombre se ha convertido en sinónimo de retratos grandes pero perturbados en carboncillo. En su trabajo actual, se desvía completamente de esa rúbrica. ¿Por qué?

Richard Smith: Creo que los artistas, para mantenerse frescos, deben moverse y evitar quedarse estancados en la rutina. En mi exposición en Constitution Hill en Hillbrow (2005), mostré cuatro o cinco de mis grandes retratos al carboncillo. Se desarrollaron mientras yo vivía en Grecia y producía grandes carbones de cabezas esculpidas en griego del Período Arcaico. Cuando regresé a Sudáfrica, decidí hacer lo mismo con personas vivas e interferir con las imágenes introduciendo elementos como cuadrículas, íconos y puntos. Al mismo tiempo, también mostré lo que llamo "piezas compuestas de paneles múltiples". Es extraño, la gente realmente no ve estas obras cuando se muestran con retratos gigantes. Volví a pintar en 2012, cuando creé una instalación de dieciséis piezas de pequeños óleos sobre paneles para emular los compuestos de múltiples paneles. La próxima vez se hicieron más grandes ... y más grandes.

Cuéntame más sobre tu decisión de trabajar con aceite.

Mi historia con la pintura al óleo se remonta a 1986, cuando Trent Read me ofreció mi primera exposición en la Everard Read Gallery (con Paul Stopforth y Hillary Graham). Ese programa presentó mi trabajo actual en su infancia. Me quedé con Everard Read durante unos quince años, pintando paisajes y retratos corporativos formulados hasta que me di cuenta de que esa forma de pintar no era realmente para mí. Mi tiempo en el Cité International des Arts en París en 1990 fue una revelación para mí. Fue en este período que comencé a experimentar con técnicas mixtas y collage sobre papel. De vuelta en Sudáfrica, me dediqué a pintar paisajes aburridos y aburridos, bueno, eso es lo que eran para mí.

Boletín de AA RichardSmith3Richard Smith, detalle de Cronometrador II, 2015. Óleo sobre lienzo, 120 x 120cm.

En términos de su prolífica y variada obra, esta exposición en Ebony es bastante pequeña (comprende solo diez obras). ¿Cómo llegaste a exponer con esta galería y por qué el conservadurismo?

Marc Stanes, que dirige Ebony, tiene un gran ojo y centra su apreciación del arte y la fotografía en un diseño realmente bueno. Conocí a Marc en Piketberg (Sudáfrica) en 2012. Me gustó su forma de hablar y le pedí que abriera mi próxima exposición en el Museo Irma Stern. Hemos estado haciendo cosas juntos desde entonces. Él y yo estamos de acuerdo en muchas cosas, una de ellas es la filosofía de que 'menos es más'. Dice que preferiría "soportar" un espectáculo por el hecho de dar a las imágenes más espacio para respirar; Estoy de acuerdo con eso. Mis pinturas tardan mucho en completarse. A veces, dejo una foto durante un mes y luego la reviso, y luego puedo esperar otro mes. Puede que sea prolífico, pero no me limito a "lanzar" nuevos trabajos.

¿Puede explicarme su transición de la caricatura a las bellas artes? ¿Presentó algún desafío?

En mi carrera he realizado todo tipo de arte bidimensional, desde fotografía, serigrafía (en la década de 1970) y aerografía hasta carboncillo, collage y pintura. Realmente no veo una distinción entre las bellas artes y cualquier otro tipo de arte, ya sea un simple dibujo lineal, una caricatura o una pintura al óleo.

Uno de los mayores desafíos fue hacer la transición de la caricatura o la ilustración a 'Bellas Artes' con una 'F' mayúscula. Los caricaturistas desean hacer "la gran pintura", así como los periodistas desean escribir "la gran novela". Hacer un buen cuadro siempre es un desafío para mí, pero también es un placer y un privilegio. Pintar es fácil, pintar bien es difícil.

Boletín de AA RichardSmith2Richard Smith, detalle de El hombre pierde el sombrero, 2015. Óleo sobre lienzo, 100 x 100cm.

Al titular sus obras, hace referencia a la historia y la política. ¿Cómo se llega a las palabras "adecuadas" para nombrar una obra?

El nombre de una pintura a menudo se produce durante la ejecución de la obra o después de su finalización. No hay errores en mi pintura, solo accidentes. No se planea nada. Creo mucho en la musa.

El gran artista del Renacimiento italiano, Leonardo da Vinci escribió en Las reglas de la pintura: “Mire ciertas paredes sucias con varias manchas o con una mezcla de diferentes tipos de piedras. Si tienes que inventar alguna escena, podrás ver en ellas un parecido a varios paisajes adornados con montañas, ríos, rocas, árboles, llanuras, amplios valles y cerros. También podrás ver varias batallas y figuras en movimientos rápidos, expresiones extrañas en rostros, disfraces y un número infinito de cosas que luego puedes reducir a formas separadas y bien concebidas ". Hago esto todo el tiempo. Mis medios preferidos, el carbón y el aceite, me permiten ver esas "diversas batallas y figuras". El aceite o el carbón, aplicado rápidamente, me dictan lo que ya está allí. Solo sé realmente de qué se trata una pintura después de haberla pintado.

Preparándose para el Sinaí vino a mí cuando apareció la primera figura (central). Me vendrá un título y si me gusta, me quedo con él. A veces, la imagen evolucionará y cambiará con el tiempo, por lo que podría tener que cambiar el título. Para mi, Preparándose para el Sinaí presenta una escena bíblica, había un elemento que evocaba la división del Mar Rojo y creo que eso es lo que me dio el título… pero ese elemento ya se ha ido. Todavía me gustó el título lo suficiente como para mantenerlo.

Pieles de tiburón también podría leerse como 'Trajes de piel de tiburón', porque la figura de la derecha de la imagen está vestida con un traje muy elegante. Para mí, un traje de piel de tiburón sugiere una mala práctica comercial, por lo que no querrá hacer negocios con las personas de esta imagen. Una vez más, el título me llega en un instante y si me gusta me lo quedo. Es como la escritura automática, así que tienes razón al decir que hay un elemento de surrealismo.

Robyn Sassen es investigadora honoraria en el Centro de Arte Africano Creativo de la Universidad de Wits. Radicada en Johannesburgo, tiene una maestría en historia del arte y trabaja por cuenta propia como crítica de arte, teatro, libros y danza.