Isaac Kariuki: Bienal de Kampala | Artista en residencia

Bienal de Kampala 2016 Artista en residencia Isaac Kariuki sobre Safaricom, cultura de fanzines, autonomía, música pop y masculinidad tóxica.

Boletín de AA 31 de agosto de Karuiki 1Isaac Kariuki, detalle de Proyecto de tarjeta SIM, En marcha. Fotografía y Arte Digital. Imagen cortesía del artista.

ARTE ÁFRICA: Nació en Kenia y actualmente vive en Londres. Como artista de la diáspora, has trabajado muy de cerca dentro de esta comunidad, creando un zine llamado Diaspora Drama. En una entrevista con VICIO Dice que su principal conclusión del zine es que, como personas de color, siempre encuentra una manera de navegar y sobrellevar la situación, y que en realidad "no es tan profundo". ¿Podría dar más detalles sobre esto?
Isaac Kariuki: Cuando se me ocurrió el título del zine, busqué 'Diaspora' en Tumblr y lo que surgió fueron docenas de poesía melancólica con metáforas de árboles y ríos. Los sentimientos de pavor, abandono, disociación y desarraigo son experiencias increíblemente válidas para los jóvenes de la diáspora, pero tendemos a olvidar las formas creativas en que reconstruimos estas emociones, que a menudo son divertidas y alegres. Eso es lo que trato de hacer con mi fanzine, enfatizar cómo los jóvenes de color utilizan la cultura de Internet como una forma de formarse un entendimiento mutuo y crear una pausa de la realidad que no exija demasiado de ti.
Ha expresado interés en la cultura de Internet como un 'acto' o 'actuación' que opera para navegar dentro de una determinada clase social y entorno. En tu video ensayo, Ni una mujer, ni un hombre todavía: música pop y masculinidad hablas de la convergencia de la masculinidad rígida y el género pop en constante evolución / adaptación, así como de los diversos derivados que se encuentran en sitios como Youtube. ¿Podría contarnos más sobre esto en relación con su propia práctica? ¿Cómo navega por su propio sentido de la fluidez de género?
El video salió de una frustración con dos cosas; la primera fue mi irritación por cómo se discutía y se sigue discutiendo la masculinidad. Siento que hay una tendencia cómoda cuando hablamos de masculinidad tóxica y generalmente es muy limitante. Miramos a los que imponen una masculinidad tóxica, los condenamos y luego seguimos adelante. Nosotros (es decir, los hombres) tratamos de observarlo como si estuviéramos distantes de él, como si no fuéramos ese tipo de hombres que realizan hipermasculinidad porque estamos 'despiertos' y entendemos qué es la misoginia y creo que eso es muy dañino. y presumido.
Boletín de AA 31 de agosto de Karuiki 3Isaac Kariuki, detalle de la serie 'Arma la Internet' para OOMK. Fotografía. Imagen cortesía del artista.

Si miramos la masculinidad tóxica como una serie de círculos concéntricos, donde el círculo exterior es 'hombres que se han sentido castrados en algún momento de su vida', eso sería prácticamente todos los hombres. Si pasamos al siguiente círculo interno de 'hombres que han sentido alienación', entonces más y más allá, donde estamos hablando de hombres que han experimentado rabia psicótica o hombres que han acosado verbal o físicamente a su pareja, obviamente este círculo es mucho más estrecho. y menos común. Pero en un momento todos los hombres estaban en el mismo círculo, por lo que cuanto menos los veamos como completamente distantes de nosotros, más podemos entender estos comportamientos dañinos y más fácil podemos evitar que se desarrollen en los niños pequeños.
Mi video ensayo se desarrolló a partir de mis propios gustos. Me encanta la música pop y el periodismo musical, pero siempre me ha irritado que la música pop no reciba tanta inspección como géneros como el hip hop y el indie rock. Eso tiene mucho que ver con cómo la sociedad feminizó la música pop y, a su vez, la trató con condescendencia. Pero la masculinidad invade casi todos los aspectos de la sociedad: con el arte y la música pop no hay nada que ignorar.
Cuéntenos sobre el proyecto "TARJETA SIM". ¿De dónde surgió la idea y cómo se relaciona con el tema de este año para la Bienal de Kampala, 'Seven Hills'?
Al crecer en Kenia, fui testigo de primera mano del boom de la telefonía celular. Vi a los proveedores de redes abrirse su propio espacio en la economía a medida que muchos de ellos iban y venían. Es bastante liberador poseer un teléfono que te conecta con tanta información, pero cuando las empresas cambian constantemente sus tarifas y determinan el alcance de tu contacto con los demás, se vuelve un poco aterrador. Quería jugar con la estética de empresas como Safaricom y Kencell (uno de los dos primeros proveedores) que tenían cualidades casi asombrosas de valle en sus campañas visuales. Había un póster gigante de Safaricom al lado de donde trabajaba mi padre que era de una mujer sonriendo mientras sostenía su teléfono, era un poco inquietante. En realidad, me sentí un poco burlado por eso. ¿Qué pasaría si simplemente impusiera las fotos que tomé en un pequeño pueblo de Mombasa sobre las tarjetas SIM? ¿Sería más humano o fomentaría la naturaleza condescendiente del marketing? Todavía estoy tratando de averiguarlo.
Estoy ampliando el proyecto en Kampala con una instalación interactiva. Es una cámara web para que los visitantes se tomen selfies en poses muy distintas e instruidas. Básicamente, crearán su propia imagen para una plantilla de tarjeta SIM. Utilizar el poder que tiene una red celular al crear su propia parodia o imitación puede aliviar la ansiedad diaria del consumidor. Mis proyectos siempre terminan siendo sobre autonomía, de una forma u otra. Esos son pensamientos y emociones que se extienden por todo el continente africano poscolonialismo y en plena era tecnológica.
Boletín de AA 31 de agosto de Karuiki 2Isaac Kariuki, detalle de la serie 'Arma la Internet' para OOMK. Fotografía. Imagen cortesía del artista.

¿Qué papel cree que podrían tener los avances en tecnología para las comunidades marginadas y en qué medida cree que los monopolios como Safaricom inhiben el potencial de estas libertades personales?
Internet me hizo sentir menos sola y asustada al habitar este cuerpo y todo lo que viene con él. Les ha hecho lo mismo a muchos otros y creo que es la mejor sensación, saber que no lo estás pasando solo. Cuando estoy de regreso en Kenia, apenas uso mi teléfono afuera debido a lo caro que es usar datos móviles. Empresas como Safaricom lo saben.
El propósito de Safaricom era que los occidentales en Safari revisaran rápidamente sus correos electrónicos. La función no fue a largo plazo y creo que todavía es generalizada en cierto sentido, incluso en 2016, cuando el acceso a Internet es más una necesidad que un privilegio.
Esta entrevista se publicó por primera vez en la edición de septiembre de 2016 de ARTE ÁFRICA revista, titulada 'MÁS ALLÁ DE LA FERIA'.