Footprints: En conversación con Andrew Tshabangu y Thembinkosi Goniwe

El 18 de febrero de 2017, el Galería estándar del banco en Johannesburgo acogerá una exposición que cubre los últimos veinte años de la carrera del fotógrafo sudafricano Andrew Tshabangu. Nacido en 1966, Tshabangu ha jugado un papel importante en la redefinición del paisaje visual de Sudáfrica, trabajando junto a personas como Bob Gosani, Ernest Cole, Peter Magubane, Alfred Kumalo, Omar Badsha, Santu Mafokeng y David Goldblatt. Si bien su fotografía en blanco y negro tiene cierta Con cualidades "documentales", la obra de Tshabangu se presta a un vocabulario más poético y, a menudo, se describe en el marco del realismo mágico y el surrealismo.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot4Andrew Tshabangu, Misa de medianoche de Ngome, de la serie 'Bridges', 2000. Todas las imágenes cortesía del artista y Galería MOMO.

Titulada 'Footprints', la exposición intenta ver el trabajo de Tshabangu como una serie de impresiones, encuentros, rastros y momentos en el tiempo, en lugar de intentar ubicar el trabajo dentro de una dicotomía específica. “Es una combinación de esas y otras cosas”, explica el comisario de la exposición Thembinkosi Goniwe, “por lo que es importante verlo bajo esa luz, como una forma visual de capturar y narrar las pistas fotográficas de Tshabangu sin cerrarlas”.

ARTE ÁFRICA: Ustedes dos se conocieron por primera vez en 2001 en Bag Factory en Johannesburgo. Eso fue hace quince años. Actualmente estás armando un programa que analiza los últimos veinte años de práctica de Andrew. ¿Cómo ha cambiado su proceso con el tiempo? ¿Tu tema es el mismo?

Andrew Tshabangu (AT): Incluso si varía, el tema está interrelacionado, pero, por supuesto, la mirada puede ser diferente. En cuanto a estética, hay una relación evidente, pero las calles son mi estudio. Trabajo en diferentes calles de todo el mundo y en diferentes momentos, por lo que seguramente habrá diferencias. Las ideas y las razones para fotografiar, sin embargo, siguen siendo las mismas en cierto modo.

Thembinkosi Goniwe (TG): El dicho de Andrew, 'la calle es su estudio', es una forma poética de pensar cómo trabaja de un momento a otro, cómo navega por ciertos pasajes, ciertos caminos. Ha rodado en Soweto, Johannesburgo, Namibia, Isla Reunión, Maputo, Malawi, así que se mueve. En mi opinión, la suya no es una fotografía que registre cosas. Es una fotografía que captura momentos, pero también implica una forma de encuadrar; los ángulos de la cámara, la iluminación, la composición, etc.

Ya sea que se encuentre en Malawi o en la isla de Reunión, el acto de fotografiar ocurre en algún lugar entre usted y el sujeto. ¿Su objetivo es ser más una mosca en la pared o tener una relación con su tema?

A: Prefiero tener una relación conversacional con las personas que fotografío. Sin embargo, hay momentos en los que es bueno ser una mosca en la pared. Cuando fotografío la espiritualidad por ejemplo
- especialmente el amaZion [un grupo religioso aquí en Sudáfrica], que no tiene edificios formales de culto - a veces el servicio se lleva a cabo en la casa de los miembros. El espacio es pequeño, por lo que en ese caso tienes que ser una mosca en la pared. Realmente depende de dónde me encuentre en un momento determinado, pero prefiero tener esa conversación, ser visible para las personas que fotografío.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot7Andrew Tshabangu, Elaboración de cerveza tradicional, de la serie 'Emakhaya', 2002.

¿Cuánto tiempo dedicas a trabajar en estos proyectos en cada uno de los distintos lugares a los que viajas? ¿Es "proyectos" el término correcto para describirlos?

A: A falta de una palabra mejor, usemos proyectos. Fotografío principalmente en casa, por lo que no necesariamente necesito quedarme dos o tres meses. Estas son mis comunidades; Yo los conozco muy bien. Siempre que viajo a lugares como Maputo, Mozambique o Malawi, es importante tener conversaciones con la gente, sentirla y comprenderla. Trabajé en un proyecto entre Sudáfrica y la isla de Reunión junto a otro fotógrafo, René-Paul Savignan, a quien conocí en Bamako en 1996. El proyecto, titulado 'Bridges', se centró en la espiritualidad, tanto en Sudáfrica como en Reunión. René-Paul habla francés y conoce muy bien la isla. Mientras está allí, es como una guía para mí, confío en su mano, porque este es un espacio que él conoce, e incluso después de dos o tres meses por mi cuenta, no tendré ese acceso sin él.

Entiendo el paisaje de Sudáfrica, así que cuando él está aquí, hago lo mismo por él. Siempre que estás en un espacio nuevo no puedes ser arrogante y fingir que lo sabes por ti mismo, por eso siempre me gusta tener conversaciones con los lugareños. Hice otro proyecto en Kibera, Nairobi, y no creo que lo hubiera logrado por mi cuenta. Mis amigos me ayudaron a recorrer los rincones de Kibera, porque entienden el idioma y el estilo de vida.

Supongo que tener a alguien en quien puedes confiar dentro de un espacio que es nuevo para ti te permite apreciar el aspecto experiencial del mismo, perderte en un espacio ...

A: Sí, y ser como un niño. Como un niño que confía en los mayores, en los amigos: confianza total para ayudarlo a comprender el espacio.

Una vez que haya tomado todas estas imágenes, debe realizarse un proceso de selección. ¿Cómo [Thembinkosi], como curador, unes estas diversas imágenes para tratar de ver la imagen en su totalidad?

TG: Antes de hablar sobre la exposición, es importante trazar algunos de los temas o proyectos clave que Andrew ha producido a lo largo de los años. Es conocido por sus escenas espirituales y religiosas, las formas indígenas en las que los africanos realizan o practican la religión.
'Bridges' explora la temática entre dos lugares diferentes, cruzando diferentes niveles de existencia; el mundo físico, espiritual, material, así como el de los sueños, la fe, las creencias, etc. Por tanto, su trabajo no debe pensarse en términos de dicotomía, aquí y allá o de vez en cuando. Es un mundo que coexiste, pero opera a diferentes niveles.

Hay otra serie, 'Ciudad en transición'. Aquí Andrew fotografió los entornos urbanos de Soweto y el centro de la ciudad de Johannesburgo. Me gusta 'Puentes', siempre hay algunos temas que se pueden extraer, como la gente haciendo cola para los taxis o los vendedores ambulantes. Los vendedores son Mercados "informales", iniciativas que las personas realizan en una ciudad donde no se les permite o no pueden permitirse ingresar a la economía "formal". Las fotografías se refieren a la interacción entre estas diferentes economías y medios de vida, y la vitalidad que conlleva. En 'Emakhaya', otra serie que describe la vida rural en Sudáfrica, Andrew captura a personas que realizan sus actividades diarias, elaborando cerveza para una ceremonia o ritual en particular. También está la serie 'Interiors'. En la mayoría de estas imágenes los habitantes están ausentes, pero se siente su presencia, por la forma en que las personas organizan sus vidas. La última serie es 'El agua es nuestra', un nuevo conjunto de fotografías tomadas en los litorales de Maputo, Malawi y Durban. Estas son las cinco series fotográficas 'en torno a las cuales está pensada y diseñada la exposición.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot5Andrew Tshabangu, Brasero - Joubert Park III, de la serie 'City in Transition', 1994.

Ya sea que su enfoque esté en la espiritualidad, el agua o cosas en movimiento, siempre parece haber algo sucediendo "fuera" del marco, por así decirlo. ¿Sería 'trascendental' una palabra que usa para describir la fotografía de Andrew?

TG: Sí, existen esos elementos, pero no creo que sea tan fácil como eso. Quiero pensar en lo trascendental en términos del más allá, un efecto visual o afecto que tienen la mayoría de las fotografías. Una de las cosas que hace Andrew con su fotografía no es centrarse en el espectáculo, las llamadas grandes narrativas. Le gusta más lo ordinario, las cosas a las que tendemos a no prestar atención. Su preocupación son los temas más tranquilos. Pienso en estos temas tranquilos como narraciones menores. No menor porque no sean importantes, sino porque no forman parte de las vallas publicitarias, del mainstream, de las portadas de las revistas, de las pantallas de televisión… Estas cosas más tranquilas forman parte de las prácticas sociales cotidianas. Incluso cuando fotografía las ceremonias religiosas, no es para instruir ni registrar. Es crear un espacio, un camino de entrada en el que podamos empezar a pensar en los momentos, lugares y prácticas de las personas con las que trata. El trabajo se abre a varias vías que podemos comenzar a explorar.

Andrew, ¿puedes explicarnos las ideas que estabas procesando o con las que estabas trabajando para 'Ciudad en transición'? ¿Qué es en lo que debemos pensar al involucrarnos en el desarrollo de este proyecto?

A: 'City in Transition' trata principalmente de Johannesburgo. Podría haberse titulado 'Johannesburgo en transición'. En ese momento la ciudad fue abandonada, ya sea por los propietarios del edificio o por las autoridades. Hubo ausencia de gente blanca, o si se quiere, blancura. La gente decía que la ciudad no funcionaba, porque ciertas personas, ciertas razas, no eran visibles. Desde el exterior, Johannesburgo era percibida como una de las ciudades más peligrosas del mundo. Mi enfoque fue decir que sí, hay una ausencia de estas otras cosas, pero la ciudad está funcionando.

Johannesburgo es un punto de encuentro para la mayoría de las personas, especialmente la gente común, que se conecta con él desde diferentes municipios, yendo a diferentes suburbios para ir a trabajar. La gente está accediendo a la ciudad, ya sea desde o hacia los municipios, y la gente está haciendo negocios allí, creando un Johannesburgo a partir de sus propias experiencias, no de las experiencias de cómo debe ser una ciudad, sino de las experiencias que han tenido. los trajo allí.

TG: Estás hablando de Joburg como un punto de encuentro, no solo para la gente de Gauteng, sino también para la gente del Cabo Oriental, KZN, la Provincia Occidental y el resto del continente. Hay una tendencia a ver eso siempre en términos de solo personas negras. También hay una afluencia de europeos, estadounidenses, personas de diferentes partes del mundo que han hecho de Joburg un asentamiento temporal o un hogar permanente. Joburg es también un punto de intercambio, de interacciones. Pero tu atención se centra en los negros, un tema constante que has fotografiado incluso fuera de Sudáfrica. Me gustaría que nos llevara ahora a 'Bridges', su colaboración con René-Paul Savignan.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot6Andrew Tshabangu, Espejo retrovisor, de la serie 'City in Transition', 2004.

A: En 1996 me invitaron a exponer en Bamako, Mali. Las fotografías que expuse allí fueron curadas por Santu Mofokeng, como parte de la segunda edición del African Photo Festival. Era joven y salvaje, en el sentido de la fiesta, y realmente era mi primera vez fuera de Sudáfrica. Mi tiempo personal lo pasé en bares, donde conocí a René. La mayor parte de mi trabajo estaba relacionado con la espiritualidad, y él se dio cuenta de eso. Creo que fue él quien propuso la idea de trabajar juntos, lo que hemos estado haciendo desde entonces.

El título 'Bridges' se inspiró en el álbum de 1999 del mismo nombre de Dianne Reeves. Lo tomamos prestado como título provisional, pero también habla de la obra: los puentes entre Sudáfrica y la isla de Reunión, más específicamente estos dos aspectos religiosos diferentes. En la isla de Reunión trabajé en estrecha colaboración con hindúes, afro-malgaches (personas de Madagascar que vivían y practicaban su religión en Reunión) y parte de la comunidad de Mayod, una isla vecina, que también practicaba sus religiones africanas. En casa trabajé con sangomas, católicos, sionistas y otras religiones cristianas occidentales que fueron africanizadas mediante la apropiación por parte de africanos. Lo hicieron suyo. Algunos miembros de mi familia, primos, tías, etc., también son miembros de la religión amaZion y lo mismo se aplica a los sangomas.

Entre los diversos grupos religiosos con los que estaba trabajando, ¿encuentra que mucha gente practica una espiritualidad adaptativa? Estoy pensando aquí en relación con Steve Biko La Iglesia vista por un joven laico, y su crítico del cristianismo como herramienta del opresor.

A: No creo que todos vayan a la iglesia o practiquen la religión por las mismas razones. Los fotografío, y quizás al final soy yo quien enmarca estas ideas y demás.
He estado fotografiando desde mi punto de vista, pero no puedo hablar por una persona que está en cierto estado dentro de una fotografía y luego oponerme a mi propia opinión sobre esa persona en particular. Por supuesto, tengo una opinión sobre todo el proceso, pero no puedo decirle a mi tía: "Deja de ir a esa iglesia porque es la religión de un opresor". Mi tía y mi madre se han criado así y lo han hecho suyo. Les ayuda en lo que sea que les ayude, pero eso no significa que no tenga una opinión personal.

Para mí es como un orgasmo. Un orgasmo es algo personal. No puedes tener un orgasmo en nombre de nadie, incluso si lo finges, así que creer es algo personal también. Puedes invitarme a tu iglesia, y tal vez iré solo para complacerte o para acercarme a ti, pero eso no significa que lo abrace.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot3Andrew Tshabangu, Vela y cama, de la serie 'Interiors', 2011.

TG: Quizás otra forma de pensar al respecto es sobre las experiencias vividas por los individuos y cómo negocian influencias de diversa índole. No hay cultura que sea inmune a influencias e intercambios; de ahí palabras como apropiación, aculturación, hibridación, etc. Si te sumerges en las historias del cristianismo
- Protestantes, anglicanos, católicos: si se concentra en sus detalles, verá rastros de varios atributos que han sido asimilados y, con algunos, escritos con el tiempo. En el mundo moderno, el cristianismo no es una religión puramente europea. Todo el proyecto moderno en sí mismo es una formación de una variedad de cosas, de Asia, América Latina, África y otros lugares. Algunas de las iglesias europeas lucharon por el dominio de ciertas cosas que deberían permanecer y otras que no. No veo por qué eso es extraño cuando tiene lugar en otras partes del mundo, como en Sudáfrica, Nigeria o América Latina, donde se encuentran las prácticas religiosas apropiadas de los indígenas que vinieron con los misioneros. Lo que vemos hoy es una fusión de diferentes elementos religiosos y culturales para formar algo particular; es solo que los tiempos en que Europa pasó por procesos de apropiación son tan lejanos y borrados que Europa parece impensable como una construcción híbrida. Lo bonito del ahora es que somos testigos de este momento en el que estos procesos que se están produciendo no están demasiado lejos. Las hibridaciones operan en múltiples niveles. En un nivel, como individuos, y en otro, a través de la formación de grupos donde las personas comienzan a compartir, identificando ciertas virtudes o valores que comienzan a empaquetar, a formalizar. Esto se ve a través de disfraces, uniformes, banderas, logos, insignias… Por un lado es personal, y por otro se institucionaliza, de una forma u otra.

A: Me gustaría retomar esta idea de los uniformes. Recuerdo hacer una residencia en Londres alrededor de 1998. Vivía en Brixton y no había decidido qué iba a hacer con mi residencia y cómo iba a abordarla. Un domingo por la tarde, sentado dentro de un bar, vi a este tipo con túnicas o prendas blancas. Esa imagen me recordó imágenes similares de personas saliendo de la iglesia en Soweto, Alexander y otros municipios de Sudáfrica. Después de este encuentro fotografié la Iglesia Celestial, cuyos orígenes son de África Occidental, en particular Nigeria. Hacer ese trabajo fue como invertir el significado de los misioneros, en el sentido de que los africanos nos convertimos en misioneros de nosotros mismos incluso cuando viajamos al nuevo mundo. Incluso si los africanos viajan por espacios fuera de África, se llevan su espiritualidad o religión con ellos, así que lo titulé Misioneros para nosotros mismos.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot1Andrew Tshabangu, Dos niños y un barco, de la serie 'Waters', 2005.

TG: Quizás ahora deberíamos hablar de la tercera serie, 'Emakhaya'.

A: Al crecer, las personas que visitaban las aldeas decían "Me voy a Emakhaya", que significa "Me voy a casa". Mis padres no eran de Emakhaya, y la mayoría de mis amigos en ese momento iban a las diferentes aldeas para visitar a sus familias. Durante mucho tiempo eso no se me ocurrió, así que esta idea de fotografiar a Emakhaya surge de esa falta de identidad al crecer, cuando todos los demás niños visitaban a sus abuelas y parientes en las aldeas. Esto se quedó conmigo durante mucho tiempo y por eso lo hice, como proyecto. Mi primera entrada a 'Emakhaya' fue en Venda, pero visité diferentes pueblos en todo el país; en KZN, Limpopo, Eastern Cape y así sucesivamente. Mi enfoque fue mirar la vida diaria en estas áreas, porque tengo curiosidad por saber cómo es la vida aquí.

TG: ¿Hay momentos, montajes, personas o actividades particulares a los que consideras que vale la pena prestar atención en las fotografías que componen 'Emakhaya'?

A: Esta serie son principalmente fotografías de personas que elaboran cervezas tradicionales y demás, pero no es necesariamente como si solo me concentrara en eso. Algunos fueron elegidos por su fuerza, hablando más en torno a mi estética y dispositivos de encuadre, pero también me concentré en otras actividades ordinarias, como personas que trabajan en sus tierras, cuidando su ganado o en espacios comunes. Por razones espaciales estamos limitados por la cantidad de fotografías que tenemos que elegir para la exhibición y, por lo tanto, seleccionamos imágenes que creemos que funcionarán. Queremos fusionar imágenes que hablen más sobre los procesos de trabajo.

TG: Hablemos de la serie 'Interiors'. ¿Cómo abordaste algunas de las cosas más tranquilas que están en juego en estos interiores?

A: Cuando me invitaron a una residencia en Nairobi, una de mis decisiones fue fotografiar los interiores de Kebira. A través de estos espacios quería hablar sobre Kebira: qué es y quiénes son las personas que viven allí. Estaba viendo cómo la gente maneja sus espacios y cómo un espacio puede decirnos sobre el tipo de persona que vive allí; cómo se arregla su cama, su cocina, sus posesiones más preciadas, sus fantasías ...

¿Hubo algún vínculo entre este proyecto y la serie 'Emakhaya'?

A: Realmente no. Esta serie también se rodó en Sudáfrica, donde principalmente fotografiaba los interiores de los albergues. En la mayoría de los casos, las personas que habitan estos espacios son personas de los pueblos que vendrían a Johannesburgo en busca de trabajo. La mayoría de las personas se alojan en albergues cuando llegan a la ciudad y las autoridades del albergue solo proporcionan una cama, una cocina común y una ducha común. Sus ahorros se llevan a casa para sus hijos, etc. Ningún ser humano merece alojarse en estos albergues, incluso hoy. Pero en emakhaya no hay industria, debido a las circunstancias, por lo que la gente se ve obligada a venir a vivir a las ciudades. Esa es probablemente la única relación entre 'Emakhaya' y los albergues: son las personas de estos pueblos quienes vienen y buscan trabajo en Johannesburgo, y africanizan la ciudad de la manera que les conviene.

Boletín de AA 2017 Feb09 Foot2Andrew Tshabangu, Cama ordenada, de la serie 'Interiors', 2011.

Me parece interesante que hayas elegido fotografiar los interiores de estos espacios, porque son las 'mismas personas' que estaban en 'Emakhaya', que se filmó en un entorno comunitario que todavía tenía sentido para la vida privada de la persona. en lugar del espacio.

TG: Hay estas superposiciones, no solo en el tema, sino también en las elecciones estéticas que hace Andrew, que me parecen fascinantes. En
'City in Transition' existe ese elemento de estar adentro, enmarcar el exterior o mirar por los espejos retrovisores. Entiendes eso
'Emakhaya' también, donde disparas desde el interior pero miras hacia las puertas abiertas, donde la luz es fuerte.

A: No creo que sea una decisión consciente. Cuando fotografío no pienso necesariamente en mis proyectos fotográficos anteriores. Solo me concentro en ese momento en particular. Mi última serie, 'El agua es nuestra' es un proyecto en curso, pero la idea quizás esté más relacionada con la idea de 'Emakhaya'. En Johannesburgo no tenemos playa. Cuando la gente habla de la playa, pensamos en Durban. También he fotografiado en Mozambique, Malawi, Reunión y algunos en Nueva York, mirando la relación entre la playa y nosotros como seres humanos, lo que obtenemos de las playas como un lugar de placer, espiritualidad, incluso económicamente.

TG: También me interesa la forma en que estas imágenes parecen abrir espacio al asombro, invitando a la curiosidad. Estoy hablando visualmente, comparado con decir 'Emakhaya'. Existe esta hermosa quietud, esta sensación de serenidad y, sin embargo, incluso en eso, hay algo inquietante en estas imágenes. Incluso con los pescadores, existe la sensación de que algo está pasando, este espíritu invisible pero presente. ¿Qué pasa por tu cabeza cuando encuadras y capturas estas imágenes? Sé que todavía están en curso, aún no han estado en la pared, por lo que aún puede mirar y distanciarse de ellos.

A: A veces es difícil. En 'Agua' viajaba a estos lugares - Maputo y Malawi en particular - y estaba solo, así que sospecho que era bastante tímido. Como alguien que no es del mar, mi mente viaja con su inmensidad y alcance, de ahí que haya mucho espacio. Es algo que me hace el mar.

TG: Con 'Emakhaya' también existe este viaje. Creo que lo expresó muy acertadamente, que hay una sensación de distancia entre usted y sus sujetos, incluso con el mar y la gente, una distancia metafórica. Con esas imágenes, especialmente las del agua, hay algo que sigue viajando, incluso cuando llegas al horizonte donde se encuentran el agua y el cielo, sigues viajando. Hace pensar en la cuestión de la trascendencia, el más allá, de cómo nos sometemos a imaginar las cosas, porque de eso se trata también la fe; existen estos otros mundos más allá de los confines físicos o las circunstancias materiales que nos retienen.

'Footprints' se exhibirá en la Standard Bank Art Gallery, Johannesburgo, del 18 de febrero al 29 de abril de 2017.