Entre bastidores con el director de la Bienal de Kampala, Daudi Karungi

Daudi Karungi es artista, editor, galerista y director de la Bienal de Arte de Kampala. Como miembro fundador de la Fideicomiso de Artes de Kampala y una de las principales voces de la ciudad, ARTE ÁFRICA solicita sus conocimientos sobre la Bienal y cuestiona la importancia de tales eventos dentro de la creciente comunidad de profesionales del arte en Uganda.
Boletín de AA 31 de agosto de AtanganaDE IZQUIERDA A DERECHA: Daudi Karungi, Kazungu Martha y Élise Atangana. Foto: Lucie Touya, 2015. Imagen cortesía de la Bienal de Kampala.

ARTE ÁFRICA: Desde que ingresó a la escena artística de Uganda en 2001, ha desempeñado un papel fundamental en el desarrollo de un ecosistema saludable de redes artísticas; de START, Afriart Gallery, Kampala Arts Trust y en 2014, Kampala Biennale. ¿Qué información nos puede dar sobre el crecimiento de este sector de las artes durante la última década?
Daudi Karungi: El crecimiento de este sector de las artes se debe a la ausencia. Esto no es exclusivo de Uganda. En 2001, no había nada en términos de conciencia del arte que involucrara a artistas que apelaran a exposiciones de calidad, audiencias informadas y eventos relevantes. Había una inminente necesidad de hacer que eso sucediera, ya sea por mí o por cualquier otra persona. Pronto me di cuenta de que para construir un ecosistema que sea sostenible, es necesario crear el ciclo del arte. Este ciclo es una industria. Para tener arte, debe haber artistas, espacios de galería, marchantes, museos, escritores críticos, subastas y eventos artísticos internacionales que arrojen luz sobre ese espacio en particular.
Decidí contribuir dedicando mi tiempo a la realización de cada uno de estos. Algunos los hice yo mismo, como el Galería Afriart. Otras partes de este ciclo, como la crianza y la provisión de espacio de trabajo a los artistas, están cubiertas por otras instituciones como 32 ° Este y Universidad de Makerere. Eventos como la Bienal de Arte de Kampala son colaboraciones con todos los espacios de arte en Kampala. Seguimos luchando con la escritura crítica, pero es algo que estamos abordando y que seguro superaremos. En mi vida espero ver que los artistas de África estén igualmente representados que los del resto del mundo. Ahora que el mundo del arte está mirando a África, hay una corriente constante de brillante actividad artística apareciendo en África Oriental y en el continente a diario.
Como iniciativa relativamente nueva, ¿cuáles son algunos de los desafíos a los que se enfrenta?
Cuando comenzamos la Bienal en 2014, el mayor desafío era la profesionalidad, porque en Uganda no teníamos profesionales para organizar la Bienal. Pero nos las arreglamos con éxito con lo que teníamos. Para conseguir un equipo profesional, era necesario buscar la financiación adecuada, lo cual era un desafío. El otro desafío, que puede interpretarse como una ventaja, es la falta de espacios adecuados para exposiciones de arte contemporáneo. Y, por supuesto, el aprecio por el arte y la participación locales, que son limitados pero que aumentan constantemente cada año.
Boletín de AA 31 de agosto de Karungi 2 Wolf von Kries, detalle de Génesis. Dos montones de basura, idénticos en consistencia, composición y contenido colocados a 20 metros de distancia en la misma calle. Los materiales y el tamaño son variables. Imagen cortesía del artista.
¿Cómo se sitúa el tema de este año 'Siete colinas' en relación con el tema anterior de 2014 'África progresista'?
En 2014, queríamos tener un tema que fuera ilimitado y pudiera atraer a todo tipo de artistas del continente para responder. En ese momento, la conversación continental trataba sobre el progreso de África; económica, cultural y socialmente. Cuando invitamos a Elise Atangana a comisariar la edición de 2016, propuso el tema 'Seven Hills', que es a la vez específico de Kampala (conocida como la Ciudad de las Siete Colinas), pero plantea el tema de las 'Movilidades virtuales', que muestra cómo Kampala se relaciona con el resto del mundo. Ya no es necesario reivindicar la progresividad de África. Es un hecho que tiene lugar de diversas formas y en diferentes lugares. Desde el tema amplio de África en 2014, ahora nos movemos hacia un enfoque en un contexto local, como un estudio de caso, mirando los mismos problemas de movilidad entre sociedades, economía y política.
La Bienal tendrá una duración de un mes. ¿Puede contarnos más sobre el programa y las diversas áreas de participación?
Hay una exposición principal que tiene tres segmentos. Un componente son los artistas residentes que, en el transcurso de un mes, producen obras de arte in situ. También participarán en talleres con diferentes grupos de personas alrededor de Kampala, como estudiantes universitarios. En segundo lugar, los artistas seleccionados de la convocatoria abierta 'Movilidades virtuales' y, en tercer lugar, un enfoque de video internacional. También tenemos el programa de charlas y un desafío de arte en la escuela primaria que involucra a veinticinco escuelas locales de Kampala.
Boletín de AA 31 de agosto de Karungi 1Isaac Kariuki, de la serie 'Weaponize the Internet' para OOMK. Fotografía. Imagen cortesía del artista.
Se ha puesto un gran énfasis en la necesidad de crear visibilidad o acceso a las artes a través de los principales medios de comunicación, plataformas sociales y digitales. ¿Por qué crees que los artistas de esta región luchan por hacer notar su trabajo y cómo crees que la Bienal podría cambiar esto en el futuro?
Creo que en esta era digital, todo el panorama del arte ha cambiado. Todos los días, los artistas de África continúan compartiendo su trabajo con el mundo. Por lo tanto, la innovación tecnológica ha creado alineación en términos de visibilidad y oportunidad. Ahora puede ver artistas afincados en África en los medios, ferias de arte y Bienales de todo el mundo. La Bienal de Kampala se suma a este equilibrio, porque si bien la promoción virtual de los artistas es necesaria, los movimientos físicos y los encuentros de artistas y obras de arte son esenciales. La semana de apertura profesional de la Bienal de Kampala actúa como una cita para que artistas y profesionales intercambien y fortalezcan redes en el continente e internacionalmente. No termina con esto, sino que de hecho se convierte en un momento que crea el próximo proyecto de arte.
Esta entrevista se publicó por primera vez en la edición de septiembre de 2016 de ARTE ÁFRICA revista, titulada 'MÁS ALLÁ DE LA JUSTA'.