Kendell Geers hablará en BOZAR: Festival de arte contemporáneo afropolitano

El Festival Afropolitano son tres días de programación excepcional dedicados al arte, la creatividad y el estado de ánimo afropolitanos, presentados por BOZAR y sus socios. Del 3 al 5 de febrero, el Afropolitan Festival es una celebración de los artistas belgas y europeos de ascendencia africana que actualmente están impulsando la escena cultural europea. Esta edición se centra especialmente en la diáspora belga congoleña, en los artistas afropolitanos en la escena del arte contemporáneo y en los puentes entre subsaharianos y norteafricanos.

Boletín AA 2017 de enero de 31 BOZAR1Omar Victor Diop, Pedro Camejo, 2015, Série Diaspora. Impresión de inyección de tinta pigmentada en papel Harman By Hahnemuhle, 23.6 x 15.7 pulgadas.

Habrá una treintena de eventos multidisciplinares con más de 70 artistas y actores culturales y Fredy Massamba, la gran voz del afro-soul, como invitado especial, conciertos, teatro, charlas de arte contemporáneo, cine, stand-up comedy, debates, palabra hablada, exposiciones, talleres y un mercado de artesanías… y una fiesta de baile. (La mayoría de los eventos son gratuitos).

La inauguración oficial del Festival, es el viernes 3 de febrero a las 20:00 horas en el Salón Horta, en compañía de los invitados de honor del Festival Fredy Massamba y Tatiana Silva, y con la actuación del dúo de baile Les Mybalés.

Charlas de arte

Los cinco comisarios Anne Wetsi, Eva Longret, Kendell Geers, Hicham Khalidi, Yvette Mutumba, Matthias De Groof presentan y dialogan con una treintena de artistas afropolitanos de Europa durante el programa de charlas de arte. Artistas participantes: Omar Ba, Francisco Vidal, Johny Pitts, Pelagie Gbaguidi, Laura Nsengiyema, Aimé Ntakiyika, Guy Wouete, Aime Mpane, Johan Baggio, Obi Okiegbo, Freddy Mutombo, Roland Gunst, Isaac Kariuki, A.Junior Boakye-Yiadom, Lerato Shadi, Anawana Haloba, Youssef Limoud, Heba Y Amin, Phoebe Boswell, Delio Jasse, Katia Kameli, Leonard Pongo, Nastio Mosquito, Steven Cohen, Bianca Bondi y Mufuki Mukuna.

Boletín AA 2017 de enero de 31 BOZAR2Imagen de Kendell Geers.

Kendell Geers nació en Sudáfrica y ahora vive y trabaja en Bruselas. En la Bienal de Venecia de 1993 cambió oficialmente su fecha de nacimiento a mayo de 1968, un año trascendental en la historia mundial de la liberación y la igualdad humanas. Geers crea un trabajo que tiene como objetivo romper los códigos y principios morales comúnmente aceptados. Empleando una amplia gama de referencias, desde los ámbitos de la historia del arte, la pornografía, la iconografía y el kitsch, Geers cuestiona el valor artístico y se burla de la noción de originalidad. Su trabajo revela un humor afilado que juega con la repulsión del espectador y ridiculiza los estereotipos raciales o religiosos. Cargado de implicaciones políticas complejas y profundas, es desafiante y conflictivo. Al mismo tiempo, la estética minimalista de Geers genera un sutil trasfondo poético. Su uso del lenguaje, ready-mades, neón, vidrio, iconos, película, cinta de chevron y otros objetos confrontan al espectador de frente. A menudo asustan la vista y requieren cierto grado de interrogación por parte del espectador. Kendell Geers ha exhibido ampliamente en todo el mundo con una gran retrospectiva reciente de su trabajo 'Kendell Geers 1988-2012' que tuvo lugar en Haus der Kunst, Munich, Alemania (2013).

El escritor nigeriano Chinua Achebe citó con cariño el proverbio igbo “Anaghi a no n'otu ebe e kili mmonwu” (No puedes pararte en un solo lugar para ver una mascarada) como una metáfora para entender el arte africano. Explica: “Creo en la complejidad de la historia humana y que no hay forma de que puedas contar esa historia de una manera y decir: 'Esto es todo'. Siempre habrá alguien que pueda decirlo de manera diferente dependiendo de dónde se encuentre; la misma persona que cuenta la historia la contará de manera diferente. Pienso en esa mascarada en festivales igbo que baila en la arena pública. La gente igbo dice: Si quieres verlo bien, no debes pararte en un solo lugar. La mascarada se mueve a través de esta gran arena. Bailando. Si estás enraizado en un lugar, pierdes gran parte de la gracia. Así que sigues moviéndote, y esta es la forma en que creo que deberían contarse las historias del mundo, desde muchas perspectivas diferentes ".


El arte africano es una tradición viva que no puede desconectarse de su contexto y sigue siendo una fuerza vital del espíritu. Es una filosofía que no puede separar la máscara del enmascarado, no puede sacar al bailarín de la danza que no se puede detener hasta que se haya escrito el rito. La mascarada no se puede leer fuera de la comunidad de cuya fe emana. Lo mismo vale para cualquier obra de arte, pero la familiaridad y el hábito de la convención de Europa Occidental a menudo se pasan por alto y se malinterpretan como universales. La historia del arte africano se entrelaza en el contexto de sus historias contradictorias, las complejidades de su política, identidades, comunidades, luchas y cultura en general. El AK47 es tan integral para la identidad africana como la máscara, la tela con estampado de cera y el teléfono móvil y, sin embargo, estos elementos incongruentes rara vez se entienden como inextricablemente interconectados.

BOZAR: Afropolitan Festival tendrá lugar del 3 al 5 de febrero en Bruxelles, Bélgica. Para obtener más información, vaya aquí.