Thabiso Sekgala, Tiger, 2012. Cortesía del artista y Goodman Gallery.

Azu Nwagbogu en conversación con Mariella Franzoni

Esta entrevista forma parte del artículo del Festival de Fotografía Lagos de Mariella Franzoni en el último número de ARTE ÁFRICA, que estará en las estanterías el 4 de diciembre. Para leer el artículo y emocionarse con la última edición de ARTE ÁFRICA, haz clic aquí.

Habiendo conocido a Azu Nwagbogu durante dos años, le hice algunas preguntas sobre LagosPhoto y su posición como curador de fotografía, ejerciendo tanto a nivel local como internacional. En pocos años, de emprendedor cultural y apasionado del arte, se ha convertido en un flaneur jet-set comisario, muy estimado por artistas y colegas del mundo del arte de la fotografía internacional, cautivado por su rara cortesía, elegancia y estilo cuando aterriza en Lagos, Ciudad del Cabo, Ámsterdam, Londres, Milán, París, Barcelona o Nueva York.

Retrato de Azu. Fotografía: Kadara Enyeasi. Cortesía del fotógrafo.Retrato de Azu Nwagbogu. Fotografía: Kadara Enyeasi. Cortesía del fotógrafo.

Mariella Franzoni: ¿Cómo comenzó tu viaje hacia la curaduría y tu pasión por la fotografía?

Azu Nwagbogu: Es difícil para mí realmente precisarlo, y lo he intentado. Lo que puedo decir con cierta certeza es que mi pasión no es realmente la fotografía en sí, tiene más que ver con un interés general en la forma en que se cuentan las historias y la emoción, la energía, la visión del mundo se transmiten a través de imágenes, las sutiles molestias que hay dentro. cada historia. Si voy a ver una película, me interesa mucho menos cómo termina la historia. Lo que me intriga e interesa es la forma en que se cuenta. La curaduría es algo bastante intuitivo de todo lo demás que me interesa. Si te importa algo, lo nutres y quieres presentarlo de una manera que inspire e informe a los demás.

Desde su experiencia como curadora y una persona muy estimada por artistas y colegas tanto en África como a nivel mundial, ¿cuáles cree que deberían ser las cualidades de un líder en la industria del arte?

Gracias por sus amables palabras. Las cualidades que más admiro son la honestidad y

curiosidad. Como líder, es importante tomarse el tiempo para formarse opiniones basadas en hechos e interés genuino. Esto le permite ser valiente y valiente. Esto nunca sucede en la abstracción, estas son cualidades que vienen con mucha preparación y aprendizaje, y no hay aprendizaje sin un sentido de curiosidad. Tampoco confío en nadie en el mundo del arte sin sentido del estilo. Creo que es importante ser tú mismo y permitir que tu individualidad brille y crezca en todo lo que haces. Muchos artistas / curadores están demasiado ocupados tratando de usar opiniones como la moda y ser la próxima señal en cualquier nombre famoso, pero sin saber que el mundo está esperando al individuo único. La cadena se vuelve tediosa. También es muy importante ser adaptable. Un líder escucha a quienes lo rodean y se rodea de personas con cualidades que admira o en las que es un poco deficiente.

¿Quiénes han sido sus mentores y ejemplos en su carrera?

Admiro a mis padres y hermanos. Aprendí más de todos mis hermanos y padres, pero nadie más que mi hermano mayor Chike, quien realmente me mostró las posibilidades ilimitadas del arte. También me inspira mucho la literatura. Las obras de Achebe, Tolstoi, Balzac, Stendhal, Flaubert, AA Gill, son mis héroes. Tristemente, todos fallecidos.

Samuel Fosso, Black Pope, 2017. Fotografía cortesía del artista y Galerie Jean Marc Patras.Samuel Fosso, Papa negro, 2017. Fotografía cortesía del artista y Galerie Jean Marc Patras.

Estableció LagosPhoto en 2010 y está a punto de inaugurar su 8th edición. ¿Cómo cambió la escena artística en Lagos a lo largo de estos años? ¿Y qué tipo de desafíos tuviste que superar?

Se ha tratado mucho de construir una comunidad y por eso estamos agradecidos. Uno de los problemas del África poscolonial es que crea fracciones poco saludables dentro de las comunidades que compiten en lugar de colaborar. Gracias al interés común, LagosPhoto ha logrado cierto éxito en la creación de comunidades que creen en África y creen que las imágenes y la narración visual nos permiten imaginar y crear un mundo mejor para nuestra gente. Realmente no había nada para mí en ese momento que sirviera de modelo. Todo era nuevo y la fotografía era muy poco apreciada en ese momento.

La escena del arte en Lagos estuvo realmente dominada principalmente por el interés comercial directo, IE, galerías que realmente satisfacían las necesidades de los expatriados y aquellos que buscaban decorar sus hogares. Nimbus Art Center en ese momento estaba buscando un nuevo espacio y la influencia de Nimbus en la escena contemporánea se perdió enormemente. Nimbus fue la primera en mostrar una exposición realmente importante de George Osodi, un gran fotógrafo que más tarde se sumaría y apoyaría mucho a LagosPhoto. George es un talento generoso y contribuyó con su experiencia y tiempo dando talleres y compartiendo su riqueza de conocimientos con los jóvenes aspirantes a fotógrafos que participaron en las primeras ediciones del festival.

Una vez más, nunca pensamos que LagosPhoto se limitara a la fotografía. Nuestras ideas siempre fueron abarcar todas las posibilidades dentro de la cultura visual contemporánea y la narración de historias dentro de los medios basados ​​en lentes. En la primera edición del festival mostramos el avance y el trabajo seminal de Renzo Martens, Enjoy Poverty Episodio 3, una obra que considero la obra de arte contemporáneo más poderosa en relación con África: el Guernica de nuestro tiempo.

Los desafíos habituales en torno a la organización de un gran festival de arte en cualquier parte del mundo son nuestra realidad. El espacio y la financiación son los dos más importantes, pero nunca nos ha faltado talento, pasión y voluntad de crear algo especial. Hemos tenido la suerte de haber tenido un gran apoyo desde el principio con Eko Hotels y Etisalat, quienes realmente nos apoyaron desde el principio. Ahora es un nuevo comienzo y estamos en conversaciones con otros socios.

Un objetivo bastante fuerte en su trabajo curatorial dentro de Lagos Photo and African Artists Foundation parece ser desafiar, a través de la fotografía contemporánea, el neo-producción colonial de estereotipos sobre África. Esto es algo que uno puede lograr no solo dando a los jóvenes practicantes algún tipo de visibilidad, sino también guiándolos en la exploración de sus intereses y creatividad. En este sentido, ¿cuál crees que es tu rol y misión como curador desde y trabajando en el continente?

Para mí, siempre se trata de la multiplicidad de historias y nunca de una sola historia. No creo que desafíe los estereotipos con éxito introduciendo un nuevo estereotipo. Entonces, no se trata de mostrar los otros extremos para desafiar la sobrerrepresentación de la enfermedad, el desplazamiento, la miseria… estas historias también son válidas pero la forma en que se narran debe ser más sofisticada y sustantiva. A los galeristas y coleccionistas, por ejemplo, les encantaría la obra de Pieter Hugo, hace bellas imágenes pero no nos dicen nada sobre la situación o los sujetos y en cierto sentido las imágenes son explotadoras. ¿Es malo que pueda ganarse la vida haciendo un trabajo hermoso? Por supuesto no. No soy moralista. Sin embargo, solo me preocupan los trabajos realizados con más profundidad y curiosidad. En cierto sentido, uno de mis enfoques de la curaduría es permitir que se escuchen más voces y alentar a los artistas talentosos a encontrar formas de mostrar perspectivas únicas para que seamos seducidos a repensar nuestro conocimiento recibido.

Estarías de acuerdo conmigo en que vivimos una época en la que estamos abrumados por la producción de imágenes y en ocasiones es difícil navegar en este mar. Necesitamos constantemente educarnos en nuestra forma de mirar las imágenes y, dentro del mundo del arte, me parece importante que detrás de la producción de imágenes haya una cierta educación, sensibilidad y un enfoque crítico. Si el curador tiene alguna agencia “educativa” dentro del mundo del arte, ¿cómo debería usarla para mejorar el pensamiento crítico, la sensibilidad y la investigación entre los profesionales del arte?

Es realmente simple pero al mismo tiempo bastante complejo porque la gente generalmente tiende a copiar y tomar prestadas ideas en lugar de dar forma, preguntas y formular las suyas. Me refiero a artistas, curadores y practicantes del arte. Hay una obsesión por sublimar la fama mundial del arte. A menudo escuchará "tal y tal es realmente famoso" en lugar de "hay un gran catálogo de ideas en su colección". Entonces, en cierto sentido, el mundo del arte crea este vórtice en el que todos persiguen sus propias colas. Mi enfoque es cuestionar todo y desafiarme constantemente. Nunca haga las cosas porque es la forma en que siempre se ha hecho, sino la forma en que evalúa que debe ser.

Considero que la falta de pensamiento crítico es más común en un entorno demasiado profesionalizado: suenan como robots y todas las exposiciones tienen el mismo aspecto. A veces, durante las visitas al estudio con un artista en su estudio, el galerista se involucraba y quería que el artista suene más inteligente y te ofrecen anodinos y trivialidades cuando estás desesperado por llegar al núcleo de la motivación detrás de algunos de los trabajos. . Afortunadamente, este es un problema sobre el que he aprendido a ser asertivo y, a veces, lanzando bolas curvas; programar visitas fuera del horario laboral oficial cuando el galerista está en casa con la familia. Uno esperaría una exploración de la colaboración entre instituciones que podría nutrir y generar conexiones transversales para la producción e investigación de arte en el futuro en lugar del status quo actual que se basa en eventos, bienales, etc. Me refiero a una práctica menos uniforme y una colaboración, investigación y tutoría más a largo plazo con los artistas.

En este sentido, ¿qué sugeriría a la joven generación de practicantes que se acerca a la fotografía por primera vez?

Investigación. Estudie y aprenda más sobre sus intereses e interrogue esos intereses. Siempre digo, nunca escondas tu pasado, deja que tu experiencia previa, independientemente de los antecedentes, informe tu práctica como fotógrafo o artista. Es una perspectiva que es única y necesitamos más de esa singularidad en la expresión artística.

Hassan Hajjaj, Pose, 2011. Edición de 10. Cortesía de Third Line.Hassan Hajjaj, Pose, 2011. Edición de 10. Cortesía de Third Line.

En el pasado, también invitó o apoyó a fotógrafos no africanos que tuvieran intereses fotográficos en el continent. Pienso, por ejemplo, en Lorenzo Vetturi y Patrick Willocq, respectivamente de Italia y Francia, cuyos recientes proyectos fotográficos ganaron una cierta atención. Y todos sabemos que, lamentablemente, aún no se ha inventado la pócima mágica que acaba por completo con la mirada neocolonial. Entonces, ¿cómo lidias con estos problemas?

Lo primero es entender que cuando invitamos a un artista no necesariamente lo validamos por eso… Hay una validación en el sentido de que hay una calidad y relevancia dentro de la obra que reconocemos y apreciamos pero no necesariamente sin una mirada colonial. .

Los dos artistas que mencionas son casi polos opuestos. Ambos enormemente talentosos. Lorenzo es un genio cuyo enfoque para trabajar en un nuevo entorno es extremadamente genuino. Conserva su mirada extranjera pero no busca contarte nada sobre sus sujetos o su historia con certeza, simplemente reflexiona. Patrick, por otro lado, se siente completamente integrado en las comunidades donde ha trabajado (principalmente en África). Se toma su tiempo e interactúa y, cuando se va, siente que es parte de ese grupo y tiene un alto nivel de empatía. El trabajo que realiza es con más seguridad y por tanto siempre problemático.

Mi opinión es que la influencia colonial, para decirlo de manera simple, está indisolublemente ligada al ADN mismo de nuestro metabolismo en toda África y en diversos grados. Los africanos occidentales y los nigerianos, en particular, se felicitan a sí mismos por ser más asertivos culturalmente y reclaman una actitud que parece menos inundada de estas influencias, pero su manifestación, aunque oscura en formas obvias, es visible de otras formas.

¿Cómo reconoces las “buenas intenciones” de un fotógrafo y cómo los alejas de los mecanismos de estereotipos para que su trabajo refleje su honestidad?

Se trata nuevamente de cuestionarse a sí mismo como artista o fotógrafo y su humildad al tratar de tomarse el tiempo para comprender.

¿Su opinión y sus consejos funcionan siempre?

En diversos grados. No es solo con los fotógrafos, los escritores también encuentran que lo sensacional es más interesante, así que tratamos de hacerles entender que hay más durabilidad con las molestias y que la sensación es mucho más pasajera.

En LagosPhoto, siempre ha trabajado con un equipo de comisarios, entre ellos Maria Pia Bernardoni, Christina De Middel y Stanley Greene. Si bien recientemente Marie-Ann Yems te invitó a formar parte del equipo curatorial de Les Rencontres Africaines de la Photographie, en Bamako. Hay, en general, una tendencia hacia la práctica colaborativa en la curaduría y, en mi opinión, es un cambio positivo, aunque todos sabemos que no es fácil trabajar democráticamente en un grupo de parejas que comparten la misma agencia. Requiere tiempo, paciencia, empatía… ¿Cuáles crees que son los pros y los contras del trabajo colaborativo en curaduría?

No veo inconvenientes cuando hay un verdadero espíritu de colaboración. Si existe la voluntad de compartir ideas y los egos están bajo control, siempre podemos construir una historia más completa. Pero con la colaboración tiene que haber un liderazgo firme; uno que sea asertivo y responsable. No se puede decir: "bueno, yo no participé en ese aspecto de la curaduría".

Lorena Ros, DICIEMBRE 2003: Joven nigeriana traficada trabajando durante la noche de diciembre de 2002 en La Casa de Campo en Madrid, España. Cada año, miles de mujeres nigerianas son traficadas hacia Europa Occidental. Se ven obligadas a trabajar en la industria del sexo para pagar deudas de hasta 50,000 dólares. Habiendo entrado ilegalmente en Europa Occidental, las mujeres son empujadas a la periferia de la sociedad. El 95% de las mujeres nigerianas víctimas de trata proceden del estado de Edo (sur de Nigeria), donde los traficantes han establecido sus redes. Cortesía del artista.Lorena Ros, DICIEMBRE 2003: Joven nigeriana traficada trabajando durante la noche de diciembre de 2002 en La Casa de Campo en Madrid, España. Cada año, miles de mujeres nigerianas son traficadas hacia Europa Occidental. Se ven obligadas a trabajar en la industria del sexo para pagar deudas de hasta 50,000 dólares. Habiendo entrado ilegalmente en Europa Occidental, las mujeres son empujadas a la periferia de la sociedad. El 95% de las mujeres nigerianas víctimas de trata proceden del estado de Edo (sur de Nigeria), donde los traficantes han establecido sus redes. Cortesía del artista.

El concepto curatorial de este 8th La edición de LagosPhoto, “Regímenes de la verdad”, es particularmente relevante en la sociedad global de la información actual. La tensión entre el miedo de George Orwell a la censura y la advertencia de Aldous Huxley de que la verdad será ahogada por un mar de información irrelevante se refleja en la tensión entre la dinámica totalitaria y el neoliberalismo que experimentamos en el continente y a nivel mundial. ¿Cuál es su posición y opinión con respecto a estos temas sociopolíticos?

¿No es sorprendente cuánto aprendemos de la ficción y la literatura en particular y es probablemente la influencia más importante en mi propio enfoque curatorial? Mi posición es realmente menos importante, pero estoy más interesado en la forma en que los artistas responden a este flujo global que realmente se acelera por una ansiedad generada por la sobreestimulación, la desinformación y la sobreexposición a imágenes y todo esto de alguna manera ahoga la verdad. Esperamos un mundo donde los hechos proporcionen los apoyos para construir nuestras verdades, pero vivimos en un mundo donde hablar de hechos es ser elitista y la verdad es ahora la posición más radical posible entre una plétora de realidades. Elon Musk dice que probablemente estemos viviendo en una simulación por computadora; afortunadamente, me desconecté de esa matriz.

¿Y cómo el arte y la fotografía contemporáneos, así como eventos comisariados como Lagos-Photo, pueden convertirse en el contexto desde el cual reflexionar sobre estas tensiones?

Es una gran pregunta. En realidad, la fotografía está indisolublemente ligada a los principios de la ciencia, es decir, captura, estudio, observación, documentación e investigación, y nos permite investigar estas relaciones y explorar las tensiones inherentes a estos procesos. Fue el físico teórico Laurence Kraus quien dijo que “cada vez que construimos ojos nuevos para observar el universo, nuestra comprensión de nosotros mismos se altera para siempre” o algo así. La fotografía como medio siempre está evolucionando con nuestros niveles de exposición visual y alfabetización. Si bien LagosPhoto siempre se ha adaptado y, de hecho, uno de nuestros principios clave es anticipar estas diversas posiciones, posibilidades y otras formas de ver.

Chinua Achebe es uno de los autores que inspiró la reflexión curatorial del festival este año, y creo que una de sus enseñanzas más interesantes y pertinentes es la idea de que los artistas deben poder mostrar la verdad a través de la ficción, una ficción que es benéfica porque nunca olvida que es una ficción. Y también celebra la idea igbo de ser artista, que significa involucrarse en la sociedad con humildad, evitando actitudes egocéntricas. Achebe se refería principalmente a los escritores y al mundo de la literatura, si bien parece que estos principios están muy lejos de la industria del arte contemporáneo con su cultura de la celebridad y su culto al genio, donde la visibilidad egocéntrica es a menudo la única forma de crecer. como artista o comisario. ¿Qué podemos aprender todavía de la enseñanza de Achebe? ¿Crees que las prácticas colaborativas y la autoría compartida podrían ser un buen punto de partida?

¡Impresionante! Yo no podría haberlo dicho mejor. Al compartir y colaborar nos sumergimos en una situación de aprendizaje que propone Achebe y es la propia naturaleza de la cultura individualista Igbo. En la cultura igbo, todo el mundo hacía arte, pero algunos individuos lo hacían con una calidad superior. Fueron celebrados pero esto no impidió que otros contribuyeran y participaran. Todos podemos contar historias e inspirar a un África mejor, pero debemos sentarnos a la mesa con humildad para compartir y aprender. En igbo decimos: Oburo ife-niine ka anagwa mmadu. Lo que se traduce libremente como: tienes que aprender ciertas verdades por ti mismo. Además, en la tradición igbo, nunca se espera que los ancianos mientan. Ya no deben temer nada más siendo avanzados en edad y experiencia y deben decir la verdad para dar ejemplo e instruir a los jóvenes. Por lo tanto, se alienta a los jóvenes a ganar estatus y conocimiento para que puedan decir la verdad libremente. Me gusta ese arco donde hay una relación entre fenomenología y condición social.

¿Qué podemos adelantarnos de esta edición del festival LagosPhoto?

Con esta edición buscamos un enfoque más experiencial. Hay más énfasis en la interacción con las imágenes. Muchas de las exposiciones obligarán al espectador a participar de forma activa. También contamos con un equipo curatorial ampliado; es diverso y mezclado con mentes jóvenes y más establecidas que se unen para interpretar las diversas posiciones representadas dentro de las exposiciones. Los programas de charlas y exposiciones al aire libre también serán muy emocionantes. Esta experiencia no se puede explicar con palabras. En la verdadera moda de LagosPhoto, ¡Quién no sabe, sabe!

Ésta es mi última pregunta. LagosPhoto este año conmemorará los 40 años de FESTAC 77, el jamboree de arte y cultura que celebró la cultura africana y negra, así como el panafricanismo después de la descolonización. En su opinión, ¿qué representa FESTAC 77 para Lagos y África?

Lo que más evoca acción es el desconocimiento de los llamados millennials sobre los dos acontecimientos sociopolíticos más notables de Nigeria: FESTAC (40 aniversario) y la Guerra de Biafra (50 años de la Guerra Civil de Nigeria). No es realmente culpa de los jóvenes africanos que la historia ya no se enseñe en las escuelas. El optimismo de FESTAC era palpable y de hecho creo que el sabotaje de estos ideales panafricanos es la razón de la constante etiqueta de África “África en aumento” como ¿cuándo vamos a despegar?

¿Qué recupera LagosPhoto de esa experiencia y ese espíritu?

Vamos a ver.

¿Deberíamos esperar una sorpresa?

¡Definitivamente!

Mariella Franzoni es investigadora, curadora independiente y asesora con sede en Barcelona (España) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Con formación académica en antropología, teoría del arte y gestión cultural, actualmente está realizando su doctorado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y está afiliada a la Universidad de Western Cape.

IMAGEN DESTACADA: Thabiso Sekgala, Tigre, 2012. Cortesía del artista y Goodman Gallery.