Amina Zoubir, Buscando el pabellón argelino, 2013. Actuación durante la Bienal de Venecia. Cortesía del artista.

58a Biennale di Venezia: Buscando el pabellón argelino

ARTE ÁFRICA habló con Amina Zoubir para saber más sobre el primer año de participación de Argelia en La Biennale di Venezia

ARTE ÁFRICA: ¿Qué representa para usted la participación de Argelia en la Bienal de Venecia?

Amina Zoubir: Desde su independencia en 1962, Argelia ha estado ausente de los principales eventos culturales internacionales. Argelia, un país africano importante, junto con Ghana, Madagascar, Malasia y Pakistán, merecen la oportunidad este año de presentar su primer pabellón en la Bienal de Venecia. No es solo un compromiso para un artista argelino presentar su trabajo en este espacio, sino que también es una responsabilidad y un deber cívico honrar a su país y su bandera en el Mundial de arte contemporáneo. La competencia por el León de Oro es una competencia intelectual, estética e internacionalmente rigurosa. Las apuestas estéticas, sociales y políticas serán planteadas por las obras de arte en su compromiso crítico con nuestras dificultades, con el objetivo de contar con un período temporal que consideramos interesante para vivir. He vivido estos tiempos y los he expresado a través de mi Trabajar como artista visual y exponer en la Bienal de Venecia es un gran logro para los cinco artistas y para Argelia.

Amina Zoubir, Buscando el pabellón argelino, 2013. Actuación durante la Bienal de Venecia. Cortesía del artista.Amina Zoubir, Buscando el pabellón argelino, 2013. Actuación durante la Bienal de Venecia. Cortesía del artista.

En su opinión, ¿su actuación 'Buscando el pabellón argelino', en su opinión, ha contribuido a impulsar un cambio?

Asisto a la Bienal de Venecia desde 2011, y durante cada edición he visitado las distintas inauguraciones en el Giardini y el Arsenale, así como los pabellones nacionales y otros eventos. En cada lanzamiento de la Bienal de Venecia, orquestaba una actuación en los espacios urbanos de la ciudad, para pedir a los venecianos que me ayudaran a buscar el pabellón argelino. La evidencia de estas actuaciones de 2011, 2013, 2015 y 2017 se puede encontrar en fotografías que aparecen en mi sitio web. Siempre he buscado el pabellón argelino en Venecia hasta que decidí contribuir a su nacimiento conectando a las dos autoridades relevantes que ayudarían a realizarlo.

¿Qué proyecto presentará en la Bienal de Venecia y cómo encaja este proyecto en su investigación?

Siempre he cuestionado la mirada de los demás, a través del trabajo en video relacionado con experiencias cambiantes de encarnación en espacios seleccionados, vinculando esto a contextos socioculturales, etno-psíquicos y políticos. Mis obras examinan cuestiones sociales e históricas a partir de la poesía y los mitos formulados en el Magreb en el norte de África. Es esencial comprender el contexto del que vienes para imaginar a dónde quieres ir y para darte una afirmación de tu existencia. Mi proyecto no es un trabajo materialista, mi proyecto apoya el pensamiento crítico relacionado con lo que somos en el mundo y cómo nosotros, como artistas africanos, llegaremos a existir en el campo del arte contemporáneo. Este es el principal objetivo del comisario y escritor Simon Njami, con quien trabajé en la exposición 'Afriques Capitales' en 2017 en la Gare Saint Sauveur, Lille en Francia y con la exposición African Metropolis en 2018 en el Museo MAXXI de Roma, Italia. . Como dijo en friso Revista tras el fallecimiento de Okwui Enwezor, se trata de colocar “artistas africanos en todas las plataformas globales y construir un conjunto de herramientas críticas que les permitan ser entendidos por lo que fueron y no por lo que el mundo quería que fueran”. También les responderé con el pensamiento de mis mentores Okwui Enwezor y Olabisi Silva: Dios bendiga sus almas, nos dejaron demasiado pronto para completar su lucha que pretendo honrar. Su desafío era deconstruir la mirada occidental y desmantelar discursos preconcebidos sobre el arte, no solo en África sino en el mundo del arte en general.

Mourad Krinah, Maghreb Deconstruct, 2018. Serigrafía, 120 x 84 cm. Cortesía del artista.Mourad Krinah, Deconstrucción del Magreb, 2018. Serigrafía, 120 x 84cm. Cortesía del artista.

Declaración curatorial del Pabellón de Argelia:

La tendencia a posponer para el día siguiente las decisiones cruciales de autorrealización y esplendor, a tener una actitud de vacilar y de esperar voluntariamente, son aspectos de la inercia ambiental que nos invitan a reflexionar sobre la acción que se necesita para determinar cómo hacer posible el desarrollo y florecimiento de los artistas en su sociedad. Estos artistas no se levantan temprano hasta que tienen que hacerlo, aunque a menudo sus noches son sin dormir. Se despiertan lentamente, sin embargo, su acción relevante ilumina la oscuridad de la estupidez humana sin dejarnos jamás indiferentes y olvidadizos. ¿Esto los convierte en artistas incapaces de estar presentes en la contemporaneidad? En 1974 descubrí una correspondencia de Karl Marx dirigida a Arnold Ruge en 1843, una frase que sirvió de leitmotiv a lo largo de mi carrera «Dado que no nos corresponde a nosotros forjar un tiempo que valga todo el tiempo en el futuro, es con mayor certeza de que lo que debemos hacer por el momento es una evaluación crítica de todo lo que es, despiadada en el sentido de que nuestros críticos no deben temer sus propios resultados ni entrar en conflicto con los poderes establecidos. »Dadas las muchas preguntas para discutir a través de su trabajo, estos artistas tienen una capacidad real para aislarse, para esconderse de las tendencias para captar mejor los argumentos académicos y el significado de la luz cegadora, o se han mantenido ocultos en la sombra, protegidos de la iluminación que los haría brillar como un cuerpo celeste? ¿Por qué deben tardar tanto en reaccionar cuando, para ellos, se trata de mostrarse a la luz? ¿Se imaginan que siempre tendrán suficiente tiempo e impulso para saltar al resplandor, para ir más allá del borde que se oscurece para brillar una vez más a través de la creación de artefactos luminosos?

¿Estos artistas perseveran en inventar su propia iluminación, así como en inventar el tiempo y las acciones necesarias para trascender la inmovilidad e inercia que ha invadido a su cohorte y al mundo que los rodea, que los habita y abraza como lo hace una crisálida? listo para salir del cascarón? El concepto de resiliencia, definido por el neuropsiquiatra Boris Cyrulnik, se refiere a la resistencia que permite a las personas afectadas por un trauma reconstruirse. La palabra inglesa resiliencia proviene del verbo latino resilio, que literalmente significa saltar hacia atrás, rebotar y resistir frente al impacto y la deformación. ¿Deberíamos creer que sus cuerpos realmente duelen, que doblarían sus espinas para metamorfosearse y, por lo tanto, transformar y renovar el mundo que los rodea? La inercia los convierte en procrastinadores, como sugiere el filósofo de la Universidad de Stanford John Perry en su libro. El arte de la procrastinación: una guía para un amanecer, un lollygagging y un aplazamiento efectivos. Sin embargo, un público neófito los ignora erróneamente, ya que, a pesar de que los artistas son seres procrastinadores, habiendo inventado fantasías para evitar hacer aquello que paraliza su mente y cuerpo, son más productivos y creativos que otros. Esto es lo que el filósofo llama procrastinación estructurada para describirlos. ¿Se trata simplemente de la descripción de artistas a menudo imaginados por ciudadanos que sólo son capaces de concebirlos como tantos creativos inertes en el mundo de las artes visuales? Sin embargo, son estos artistas los que iluminan a los ciudadanos con su percepción y su invención estética de la forma y del color, desplegando así la visión con la que afrontan el mundo, ofreciéndonos el luminoso pabellón argelino brillante sólo después del proceso de crisálida.

En lo que a nosotros respecta, ¿son nuestros artistas los protagonistas creativos de su sociedad y de su tiempo? ¿Deberían considerarse ciudadanos poco comunes? Esta es una oportunidad para iluminar a nuestros artistas en el centro del escenario, en el centro de atención, porque pueden dar un impulso que tanto se perdió en estos últimos años. Son nuestra vanguardia, nuestros hacedores de luz. Están actuando con este genio proceso de resiliencia, seres que traen el resplandor para hacernos brillar de nuevo en la oscuridad del vacío existencial. Ya es hora de que brillemos con nuestra luz.

Artistas destacados: Rachida Azdaou, Hamza Bounoua, Amina Zoubir, Mourad Krinah, Oussama Tabti.
Comisionado y curador:
Hellal Mahmoud Zoubir, miembro del Consejo Nacional de las Artes y las Letras, consejo asesor creado con el Ministerio de Cultura de Argelia.

El pabellón argelino estará a la vista durante la 58a Biennale di Venezia, del 11 de mayo al 24 de noviembre de 2019.